jueves, 26 de marzo de 2015

Las acciones del copiloto del A320 estrellado en los Alpes se pueden calificar de intención deliberada de destruir el avión, informó el fiscal de Marsella, Brice Robin.
Según Robin, el copiloto identificado como Andreas Lubitz no dejó regresar a la cabina la comandante y comenzó el descenso por intención propia.
"La interpretación más plausible y fidedigna es que el copiloto por una decisión voluntaria se negase a abrir la puerta de la cabina de pilotos al comandante y presionase el botón que provoca la pérdida de altura", explicó al precisar que pese a que los actos del copiloto podrían calificarse de "intención de destruir ese avión".
En las grabaciones del registrador de vuelo se oyen intentos de tirar la puerta abajo, llamadas que realizaba el controlador aéreo y las advertencias de los sistemas del avión sobre la probabilidad de un impacto.
El copiloto no dice ni una sola palabra pero su respiración normal se oye hasta el momento de la catástrofe.
El fiscal aseguró igualmente que los pasajeros, en su opinión, se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo en el último momento porque empezaron a gritar justo antes del impacto.
Al mismo tiempo indicó que de momento nada indica que se trate de un atentado terrorista.
Los medios informaron que en septiembre de 2013 Lubitz fue reconocido con la prestigiosa identificación de la Administración Federal de Aviación (FAA) por haber alcanzado o superado los estándares formativos y médicos establecidos por la organización.
El Airbus A320 de la compañía alemana de bajo coste Germanwings, filial de Lufthansa, que cubría la ruta de Barcelona a Düsseldorf se estrelló el martes en una zona de difícil acceso en los Alpes, en el sur de Francia.
Según los últimos datos, en el siniestro fallecieron 150 personas, la mayoría alemanes y españoles.


Lea más en http://mundo.sputniknews.com/europa/20150326/1035761460.html#ixzz3VW5Zs7NS