sábado, 20 de diciembre de 2014

Tenth annual major news conference of Russian President Vladimir PutinTexto completo de la rueda de prensa de Vladímir Putin

1

Tenth annual major news conference of Russian President Vladimir PutinTRADUCCIÓN OFICIAL
Vladímir Putin ha ofrecido este jueves, 18 de diciembre, su tradicional gran rueda de prensa para más de 1.200 periodistas. Sputnik Mundo publica la traducción oficial del texto completo de la conferencia.
VLADÍMIR PUTIN: Buenos días, estimados colegas.
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
© SPUTNIK/ ALEXEI DRUZHININ
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
Me alegra verles animados y de buen humor. Como hicimos la vez pasada, voy a empezar yo hablando de los resultados del año y luego intentaré responder a sus preguntas.
Lo primero, y, naturalmente, lo más esencial son los indicadores económicos. El crecimiento del Producto Interior Bruto, que en 10 meses de este año alcanzó el 0,7%, se situará probablemente en un 0,6%. Ayer no reunimos con los colegas para sacar cuentas más exactas. El saldo comercial creció en 13.300 millones de dólares alcanzando los 148.400 millones de dólares.
Tras una pausa el año pasado se aceleró un poco la producción industrial. Entre enero y octubre el superávit ascendió al 1,7%. En alguna ocasión llegó a descender por debajo del 5%, ahora se sitúa en torno al 5%, tal vez en el 5,1%.
Sigue desarrollándose el complejo agroindustrial. Creo que para finales del año, su crecimiento alcanzará el 3,3%. Y, como ya saben, este año hemos tenido una cosecha récord de 104 millones de toneladas de cereales.
A pesar de todas las turbulencias en el mercado financiero, el presupuesto federal este año va a prever un superávit, es decir, los ingresos superarán los gastos en 1,2 billones de rublos, lo cual representa un 1,9% del PIB. El Ministerio de Finanzas está terminando de hacer los cálculos pero ya es seguro que el presupuesto tendrá superávit.
El principal resultado del año en el sector social es, desde luego, la dinámica demográfica positiva.
El crecimiento natural de la población en diez meses fue de 37.100 personas, la tasa de mortalidad se reduce y la tasa de natalidad aumenta. Es una tendencia muy positiva y sin duda alguna es necesario hacer todo lo posible para mantenerla.
Como hemos prometido, continuamos indexando el subsidio de maternidad. En 2014, éste ascendió a 429.408,5 rublos. Se logró mejorar los indicadores del salario en 10 categorías de trabajadores. ¿Entendéis de lo que se trata? Son, ante todo, los maestros de escuelas y de centros de educación del segundo ciclo, pedagogos sociales, profesores de centros de educación superior, médicos, el personal de enfermería, el personal de instituciones culturales.
En 2014, las pensiones fueron indexadas dos veces: el 6,5% del 1 de febrero y el 1,7% más del 1 de abril.
Centramos una atención especial este año en incrementar la disponibilidad operacional de las Fuerzas Armadas. No voy a citarlo todo, a excepción de indicadores sociales. En 2014, 11.700 militares obtuvieron vivienda propia. 17.300 militares se han alojado en viviendas de servicio. Se cumplió el 100% de las metas anuales planeadas.
Es lo que quisiera decir al inicio en lo que se refiere a las cifras. Ahora diré un poco sobre la coyuntura actual.
Creo que todos entendemos que la cuestión principal que interesa a día de hoy a los ciudadanos de nuestro país es la situación económica, la moneda nacional, el desarrollo de la situación en el sector social, en vista a todo eso. Trataré dar una breve característica de la situación, decir como yo veo su desarrollo. Después de esto, se puede finalizar la rueda de prensa. Pero si tenéis algunas preguntas adicionales, trataré de contestarlas.
Entonces, la situación actual está provocada, ante todo, por factores externos.
Partamos de que aún no hemos hecho mucho de lo que nos planteamos hacer, de lo que, como decíamos, tuvimos que hacer para diversificar nuestra economía prácticamente dentro de los 20 años pasados. Llevarlo a cabo fue bastante difícil, por no decir difícilmente posible, tomando en consideración dicha coyuntura de economía externa, tan favorable en este caso, cuando el negocio escogía adónde invertir, mayormente, con tal de sacar provecho máximo y rápidamente. Este mecanismo es bastante difícil de reconstruir.
Hoy la situación, como saben, ha cambiado. La situación de hoy se ve afectada  ante todo por los factores de economía externa, por supuesto, por el precio de recursos energéticos, del petróleo, acompañado por el precio de gas. Considero que tanto el Banco Central, como el gobierno toman medidas adecuadas ante la situación de hoy. Hay preguntas sobre los plazos oportunos y la calidad de estas medidas tomadas por el gobierno y por el Banco Central, pero en general, actúan de manera totalmente adecuada y en dirección correcta. Espero que se mantengan la reducción del tipo de cambio de la divisa extranjera de hoy, de ayer y el crecimiento del valor de la divisa nacional (del rublo).
¿Es posible? Sí, lo es. ¿Es posible la futura caída de los precios de petróleo? ¿Afectará eso a la divisa nacional y, correspondientemente, los demás índices, incluida la inflación? Sí, eso es posible. ¿Qué pensamos hacer al respecto? Pensamos aplicar las medidas, que utilizamos de manera bastante exitosa, se lo voy a recordar, en 2008. En este caso tendremos que centrarnos en el apoyo a la población, que lo necesita de verdad, manteniendo, quiero resaltarlo, manteniendo los índices previstos en el ámbito de asuntos y problemas de carácter social. Me refiero, claro está, en primer lugar, a las pensiones, me refiero a los salarios de los empleados públicos, etcétera, etcétera.
Indudablemente, si la situación sigue desarrollándose de manera tan desfavorable, tendremos que corregir de alguna manera nuestros planes, tendremos que realizar, indudablemente, ciertas reducciones. Pero, y quiero resaltarlo, lo mismo indudable es, como dicen los peritos, el repunte del tipo de cambio.
El crecimiento posterior y la salida de la situación corriente son inevitables por, como mínimo, dos razones. En primer lugar, el crecimiento de la economía mundial se mantendrá, desacelerará, pero el crecimiento se mantendrá seguramente, la economía seguirá creciendo. Y nuestra economía saldrá de la situación actual. ¿Cuánto tardaremos en ello? En el peor de los casos, creo que dos años. Reitero, el crecimiento posterior es inevitable, entre otras cosas porque la coyuntura de la economía externa estará cambiando. Con el crecimiento de la economía mundial surgirá una demanda de recursos energéticos adicionales, aunque dentro de este período de tiempo, no lo dudo, podremos hacer mucho, desde el punto de vista de la diversificación de nuestra economía, porque la propia vida nos obligará a hacerlo. No podremos funcionar de otra manera.
Por eso, en general, y me gustaría subrayar que ello está fuera de cuestión, seguiremos cumpliendo con todos nuestros compromisos sociales, contando con los recursos de los que disponemos. Estas reservas incluso han aumentado, gracias a Dios, este año. Acuérdense que las reservas del Banco Central ascienden a unos 419.000 millones de dólares. Esta entidad bancaria no los gastará de forma malpensada y hará bien. Las reservas del Gobierno, me refiero al Fondo del bienestar nacional y al Fondo de reserva del Gobierno han crecido este año en unos 2,4-2,5 billones de rublos, siendo el total de las reservas de unos 8,4 billones. Estas cuantías nos permitirán ir solucionando con tranquilidad los principales problemas sociales, llevar a cabo la diversificación de la economía y vuelvo a repetir que sin falta la situación volverá a su cauce.
Con eso me gustaría finalizar la parte introductoria. Vayamos acabando pero, si hay preguntas, estoy dispuesto a contestarlas.
DMITRI PESKOV: Empecemos entonces. Este año me gustaría comenzar con la gente que lleva todo el año trabajando con el Presidente, es decir, los miembros del equipo de periodistas acreditados ante el Kremlin. Primero quiero concederle la palabra a Viacheslav Térejov, veterano de este equipo que lleva muchísimos años trabajando con Vladimir Putin, acompañándolo a los sitios más remotos del planeta y de nuestro país. Adelante, por favor.
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
© SPUTNIK/ VLADIMIR ASTAPKOVICH
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
VLADÍMIR PUTIN: Un poco de compañerismo nunca viene mal, ¿verdad? Me alegro de verle.
PREGUNTA: Gracias. Y tengo un trabajo interesante. Me gustaría precisar una cosa, señor Presidente. A juzgar por la situación en el país, estamos  atravesando una profunda crisis monetaria. Tan profunda que en el Banco Central reconocen no haber visto nada parecido en su peor pesadilla. Usted dijo que la situación podría mejorar en dos años, pero no habremos de enfrentarnos en estos dos años a una crisis económica y financiera. Los pasados lunes y martes hubo una avalancha de críticas al Banco Central, al Presidente de Gobierno y al propio Gobierno. ¿Se uniría a las críticas? Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: Ya he dicho que en las circunstancias más dramáticas de la coyuntura en política exterior esta situación se podría prolongar unos dos años, más o menos, nadie puede decir con exactitud. Pero no obligatoriamente, las mejoras podrían percibirse antes. En el primero o segundo trimestre o a mediados del año que viene. O, posiblemente, al final. Nadie lo puede predecir, dado que hay demasiados factores poco precisos.
En cuanto a la actuación del Banco Central… No sé, si llamarlo crisis o de otra forma… No importa qué palabras usemos, pero creo haber dado a entender de forma inequívoca que el Banco Central y el Gobierno están actuando de forma adecuada. Verdad es que algunas cosas, y es lo criticado por los expertos, deberían haberse hecho con mayor urgencia.  Seguramente le gustaría conocer los detalles concretos y las medidas que se han tomado, ¿verdad?
En primer lugar, como ya sabe, se ha elevado el tipo de interés básico. Espero que no sea tan alto durante todo el período difícil relacionado con la coyuntura en política exterior y la economía de una u otra forma se irá adaptando.
¿En qué se basa mi optimismo? En que la economía inevitablemente se irá adaptando para existir y funcionar en una situación de bajos precios de los hidrocarburos. Esto sucederá según se vaya desarrollando la situación. Cuanto tiempo tardará en adaptarse si los precios se mantienen en el nivel actual o descienden por debajo de los 60, 40 dólares, no lo sé… Realmente a nosotros nos da igual. La propia economía se estructurará. Pero quiero subrayar que es inevitable que suceda.
¿Qué está haciendo el Banco Central? Elevó el tipo de interés. ¿Qué más hay que hacer? Para estabilizar la moneda nacional hay que contener un poco la liquidez en rublos para garantizar a los agentes económicos el acceso a la liquidez en divisas extranjeras. De hecho, es lo que está haciendo el Banco Central y tiene un tipo de interés para las divisas extranjeras bastante bajo, el 0,5%. Es asunto del Banco Central bajarlo más o no, tiene que valorarlo y reaccionar. No repartir las reservas de oro y divisas ni quemarlas en los mercados, sino ofrecer crédito en divisas, que es otra de las cosas que está haciendo. Una de las herramientas conocidas son las operaciones de reporto (repo). Se otorgan para un día, para 28 días que son casi un mes, para un año. Es dinero para devolver luego pero dan a los agentes económicos la posibilidad de aprovechar estas reservas de divisas. Todo lo que se está haciendo está bien hecho, quizás se debiera ir medio paso por delante.
Claro que escucho críticas al Banco Central y a su presidenta. Algunas son fundamentadas, otras no, en cualquier caso el Gobierno no debe olvidarse de su parte de responsabilidad. Hay que trabajar con los exportadores, que obtienen importantes beneficios en divisas. El presidente de Gobierno se reunió hace poco con los directivos de las mayores empresas del país y podemos observar ciertos avances. Está claro que muchos de ellos tienen que pagar sus créditos y pensar en el futuro de sus compañías. Una empresa, al igual que un ciudadano de a pie, también piensa en guardar algo para los malos tiempos. ¿Es un comportamiento económico correcto? Desde el punto de vista de la lógica económica, no lo es. Pero las empresas lo hacen. Y ahora vemos que hay resultados, se está produciendo el llamado rebote.
Hace falta que el Gobierno también tome medidas. ¿A qué me refiero? Por ejemplo a la lucha contra la inflación. Es trabajo del Banco Central pero hay cosas de las que ya hablamos, y lo dije ya también públicamente en la reunión del Gobierno. Hablo de asuntos como el precio de la gasolina, de los alimentos, cosas de las que deberá ocuparse el Gobierno. Y en la situación actual, en condiciones como ésta, por más que se pueda criticar, hay que reunirse a diario, cada semana, con los productores, los agentes del mercado, los comerciales, los minoristas y las petroleras que, en gran medida, monopolizan nuestro mercado.
El Servicio Antimonopolio Federal debe actuar como debe. Sus acciones deben ser conjuntas, colectivas, conscientes y está claro que no deben meterse en competencias del Banco Central ni del Gobierno. La coordinación es necesaria y debe ser oportuna. Se puede criticar a la presidenta del Banco Central, Elvira Nabiúlina, pero no hay que olvidar que, en general, su política es adecuada y que el Banco Central no es el único responsable de la situación económica en el país.
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
© SPUTNIK/ MIKHAIL KLIMENTIEV
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
DMITRI PESKOV: Otro veterano del ‘pool' de prensa presidencial, Alexandr Gámov del periódico Komsomolskaya Pravda. Haga sus preguntas, por favor, si las tiene.
PREGUNTA: Alexandr Gámov, Komsomolskaya pravda. Ante todo, tengo algo que decir. Vladímir Vladímirovich, creo que hoy muchos estaban esperándole a usted, a su llegada a la rueda de prensa. Todos trataban de adivinar de qué humor está Vladímir Putin, porque de eso depende en mucho el estado de ánimo en el país. Y usted ha llegado y hasta ha sonreído ya varias veces. Quisiera agradecerle su optimismo. Esperamos que todo sea así como ha dicho usted.
Tengo las siguientes preguntas. Hemos establecido ya desde 2008 que ya es tiempo de reducir la dependencia de la economía rusa de las exportaciones de hidrocarburos, reformar nuestra economía, hacerla más eficaz. Pero lo que pasa a día de hoy… Todavía no lo hemos logrado. ¿Está de acuerdo? Seguimos dependiendo de estas malditas exportaciones y no se sabe cuánto durará eso.
Diga francamente, ¿le parece que podríamos aprovechar esta crisis? ¿Podremos dejar de depender de las exportaciones de petróleo, y reformar la economía? Entiendo que no podremos hacerlo en breve. 
Y la segunda pregunta. En su mensaje a la Asamblea Federal, en medio de los aplausos del país y del sector empresarial, usted proclamó una serie de facilidades que, en general, parecen necesarias desde hace mucho. Pero sabe usted, hay dudas… Entiende usted que en Rusia el peligro principal consiste en que se burocratiza y se da largas a todas las decisiones correctas, necesarias, incluidas las presidenciales. ¿Está seguro usted de que sus postulados, sus opiniones, sus decisiones serán realizados esta vez y de que su optimismo será confirmado con hechos? ¡Gracias, Vladímir Vladímirovich!
VLADÍMIR PUTIN: La seguridad la da un seguro, como sabemos. En este caso, el seguro para nosotros es una política macroeconómica correcta y fondos de reserva para cumplir compromisos sociales. En cuanto a la burocratización, podría decir… Creo que hay aquí colegas de la Unión Europea. Si les pregunta sobre la burocracia en Bruselas, le dirán cómo lo hacen. A nuestros burócratas les falta mucho para igualar a los de Bruselas. Este problema sí que existe, pero el asunto de éste no es la burocracia. ¿Sabe usted de qué se trata? He mencionado al inicio que voy a decir varias frases y se podrá finalizar la rueda de prensa. No es una broma. El problema principal no consiste en que en nuestro país se burocraticen las decisiones. Es que cuando la coyuntura en el comercio exterior empuja a los participantes de la actividad económica a invertir dinero digamos en el sector energético o la industria química o metalúrgica —pese a los esfuerzos del Gobierno de hacer ajustes en el sistema tributario- es complicado conceder privilegios a sectores no basados en materias primas, porque en la mayoría de los casos no hay suficientes recursos presupuestarios para realizarlo. Todas estas medidas se aplican en Rusia durante varios años. Tratamos de crear condiciones más favorables para el desarrollo del área industrial de negocios, de la fabricación real. Pero este proceso es complicado, sobre todo cuando se pueden obtener grandes beneficios, invirtiendo el dinero en el sector energético. Sabe que un 80% de las propuestas dirigidas al Gobierno no están relacionadas con la inversión del dinero en sectores de alta tecnología, sino con el intento de obtener algún yacimiento. ¿Por qué? Porque allí hay dinero rápido, y mucho. Pero (ahora voy a responder a su pregunta) si la coyuntura es otra, la propia vida empuja a invertir el dinero en otras ramas. Y esto inspira optimismo, aunque podría parecer extraño. Está claro que algo sería más difícil. En cualquier caso, tendremos que resolver asuntos sociales y cumplir la parte dedicada a la protección social enunciada en los decretos presidenciales de 2012. ¿Estamos capaces de hacerlo? Sí. Mientras, al mismo tiempo se debe aprovechar la situación para crear adicionalmente las condiciones para negocios industriales y la diversificación económica. Espero que la coyuntura actual nos ayude a conseguirlo.
DMITRI PESKOV: Continuemos, colegas. Sólo les pido que hagan preguntas más cortas para que podamos escuchar más a Vladímir Putin. Andréi Kolésnikov, no podemos seguir sin su pregunta.
PREGUNTA: Gracias. Andréi Kolésnikov, periódico Kommersant. Vladímir Vladímirovich, a principios de 2012 en uno de sus artículos preelectorales, que después se convirtió en uno de los decretos de mayo, usted, describiendo la situación corriente,  le dijo a Alexander Gorchakov. Dijo: “Rusia está concentrándose”. Diga, por favor, ¿qué está ocurriendo ahora con el país, en su opinión? ¿Qué está haciendo? ¿Sigue concentrándose o ya es la hora de desconcentrarse? ¿No será aun la hora de relajarse, al fin y al cabo? Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: Tenemos que trabajar, en este sentido poco ha cambiado. Es más, las condiciones actuales nos empujan, estoy aproximándome a esta idea desde diferentes direcciones, ya veo que usted y sus colegas van tocando el mismo tema desde distintos puntos de vista. Tenemos que trabajar. Y las condiciones externas nos obligan a ser más eficientes, pasar a vías de desarrollo innovadoras. ¿Qué es necesario para el futuro de nuestra economía? Necesitamos crear unas condiciones favorables para el negocio, garantizar la libertad de empresa, la propiedad y abandonar la persecución por las fuerzas de seguridad de los que no nos gusten. ¿Me entiende? Y utilizar esas herramientas para la lucha competitiva. Tenemos que aumentar las facilidades para el sector productivo, tenemos que desarrollar las regiones de la Federación de Rusia, que requieran una atención especial, como el Oriente Lejano. ¿Lo estamos haciendo o no? Sí. En mi mensaje expuse todo un programa de lo que tenemos que hacer. Me refiero tanto a las moratorias fiscales de cuatro años, como al cese de inspecciones durante tres años (en relación a las empresas que no han tenido infracciones graves en el curso de los últimos tres años), y a las facilidades para las pequeñas empresas. Tenemos que seguir concentrándonos, reforzándolo con trabajo concreto.
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
© SPUTNIK/ MIKHAIL KLIMENTIEV
Vladímir Putin, presidente de Rusia
DMITRI PESKOV: Seguimos. Por favor, NTV, Kondrátiev.
PREGUNTA: Cadena Televisiva NTV, Kondrátiev. Vladímir Vladímirovich, hace poco celebramos el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín, usted mismo había presenciado aquel hecho hace 25 años trabajando en la República Democrática Alemana. Logramos mucho, aunque, probablemente, no lo que habíamos pensado conquistar al principio. Gracias a su empeño, en poco tiempo Rusia estuvo a punto de suprimir el régimen de visados con Europa. Ahora, este año, año del aniversario, en el curso de unas pocas semanas vemos crecer un nuevo muro, no es de hormigón y sin embargo es perceptible. Es invisible, pero es un muro de aislamiento, de sospechas, de desconfianza mutua, de reproches mutuos. ¿Hacia dónde nos puede llevar este enfriamiento? Algunos dicen que estamos en el umbral de una nueva guerra fría. ¿Viviremos en un mundo dividido o todavía existen algunas posibilidades de restablecer el diálogo y la cooperación?
VLADÍMIR PUTIN: Acaba de decir que el Muro de Berlín cayó y que ahora vemos elevarse unos muros nuevos. Voy a responder a esta pregunta y espero que usted esté de acuerdo conmigo. No es que esto esté ocurriendo ahora mismo. Usted, es un especialista en Alemania, en Europa: ¿Acaso después del Muro de Berlín no nos decían que la OTAN no iba a expandirse al Este? ¡Pero la expansión ocurrió inmediatamente, fueron dos olas de expansión! ¿Acaso no es un muro? Sí, no lo cavaron, es un muro virtual, pero ha empezado a elevarse. Y el sistema de defensa antimisiles al lado de nuestra frontera, ¿qué es? ¿Acaso no es un muro? Nadie ha frenado, entiende, éste es el problema clave de las relaciones internacionales de hoy. Nuestros socios no se han detenido, han decidido que son triunfadores, que ahora son un imperio y el resto son sus vasallos y que hay que presionar. Hablé de ello en mi mensaje. Este es el problema. No pararon la construcción de muros a pesar de todos nuestros signos e intentos de trabajar conjuntamente, sin líneas divisorias en Europa y en el mundo en general. Creo que nuestra dura postura en relación a las situaciones de crisis bien conocidas, en particular, en Ucrania, tiene que dar a entender a nuestros socios, que la vía más correcta es dejar de elevar esos muros y de construir un espacio común humanitario, un espacio de seguridad y de libertad económica.
Como ya he mencionado a Ucrania, he visto allí un cartel… Dmitri Serguéievich (dirigiéndose a Peskov), disculpe, pero no puedo sino dar la palabra a nuestros colegas de Ucrania.
Por favor.

PREGUNTA: Román Tsimbaliuk, agencia ucraniana UNIAN. Con su permiso voy a hacer dos preguntas muy cortas.
VLADÍMIR PUTIN: Por favor.
PREGUNTA: La primera pregunta es sobre las operaciones punitivas, que usted ha organizado en el Este de nuestro país, y sobre todo, contra la población de habla rusa. No es un secreto que allí luchan soldados y paramilitares rusos que organizan todo ello. La pregunta es: ¿cuántos de estos soldados rusos, usted ha enviado allá? ¿Cuánto material bélico ha enviado allá? ¿Cuántos de ellos murieron en Ucrania? Usted, como comandante en jefe, ¿qué les diría a las familias de los oficiales y de los soldados rusos perecidos? Y, con su permiso, muy en breve la segunda pregunta. Tuvimos a un presidente, un tal Víctor, que se esconde hoy en el territorio ruso. En sus tiempos encarceló al número uno del partido Batkivschina Yulia Timoshenko. Pasó su tiempo en la cárcel, y ahora el número uno del partido BYT también está en la cárcel, pero ya en Rusia…
VLADÍMIR PUTIN: ¿Cómo, cómo? Otra vez, por favor.
PREGUNTA: El número uno de la lista del bloque de Yulia Timoshenko ahora está en la cárcel, en Rusia. Tengo una pregunta: ¿Cuáles son las condiciones para que libere usted a la piloto Sávchenko, al director ucraniano Oleg Sentsov y a otros cautivos de guerra ucranianos, que como mínimos son unas 30 personas a las que mantienen en el territorio de Rusia en diferentes cárceles preventivas? Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: Empecemos por la última pregunta y luego, por supuesto, contestaré a su primera pregunta también. La última pregunta fue sobre esta dama, Sávchenko, y las condiciones para su liberación. Mi posición al respecto es totalmente transparente y, a mi ver, clara. Aquí en la sala se encuentran colegas de aquellos nuestros periodistas (que, a propósito, son sus colegas también) que perecieron cumpliendo su deber profesional en el sureste de Ucrania. Quiero enfatizar: ellos no participaron en operaciones militares de ninguna de las partes, no llevaban armas. Y la obligación de todas las estructuras del Estado, incluidas las militares, es proteger su vida y salud, darles la posibilidad de cumplir su deber para difundir información objetiva y completa, al menos tal como la ven. Y es un hecho reconocido en todo el mundo civilizado: ellos fueron asesinados. Según los datos de nuestras fuerzas de seguridad, Sávchenko fue la delatora en este asesinato. Si en el curso de la instrucción preliminar resulta que ella no tiene nada que ver con este caso, que no es culpable de nada, la liberarán. Si resulta que es culpable y colaboró en este asesinato, creo que el tribunal ruso tomará la resolución correspondiente y que cumplirá la condena de acuerdo con la sentencia del tribunal.  Al mismo tiempo, nadie tiene derecho a declarar culpable a una persona de ningún crimen de antemano. En nuestro país nos atenemos al principio de presunción de inocencia penal. Por eso vamos a ver cómo se desarrolla la instrucción y qué conclusiones saca el tribunal ruso. En cuanto a los demás militares a los que mencionó usted, no los vemos como cautivos. Se encuentran en nuestras prisiones, están sometidos a la instrucción preliminar por ser sospechosos de participar en acciones terroristas. Esta es la segunda parte de su pregunta.
Y ahora, la primera: quién y por qué debe asumir la responsabilidad. Aquí, en Rusia, como casi en cualquier otra república presidencial, el presidente es el responsable de todo. Y en cuanto a los militares, la responsabilidad por sus vidas la lleva el Comandante en Jefe.
VLADÍMIR PUTIN: Por lo que se refiere a los militares, es el comandante en jefe el que tiene la responsabilidad sobre su destino.
Llamo su atención sobre el hecho de que, en nuestro país, uno y otro son la misma persona. Todas las personas que, siguiendo la llamada de su corazón, cumplen su deber o toman parte voluntariamente en ciertas acciones bélicas, entre otras las del sudeste de Ucrania, no son soldados a sueldo, no reciben dinero por ello.
Para nuestra opinión pública lo que ocurre en el sudeste de Ucrania es efectivamente una operación de castigo, pero la llevan a cabo las autoridades actuales de Kiev y no al contrario. No han sido las milicias del sudeste las que han enviado a sus unidades a Kiev, sino por el contrario han sido las autoridades de Kiev las que han dirigido sus fuerzas armadas hacia el sudeste. Usan lanzacohetes, artillería y aviación militar.
¿Cuál es el problema y cómo se puede resolverlo? Voy a intentar responder a esta pregunta. El problema es que, desde que tuvo lugar el golpe de Estado (se llame como se llame y se diga lo que se diga sobre este particular, lo que tuvo lugar en Kiev fue un golpe de Estado, llevado a cabo por cierto militarmente) una parte del país no estaba de acuerdo con este desarrollo de los acontecimientos. Y en lugar de iniciar con ellos algún tipo de diálogo político, empezaron al principio a usar las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y, cuando vieron que no lograban nada, recurrieron al Ejército; y como tampoco así lograron nada, ahora intentan solucionar el problema también con el uso de la fuerza, recurriendo al bloqueo económico. Creo que es una vía sin ninguna perspectiva, perjudicial para el destino del Estado ucraniano y del pueblo ucraniano. Espero que seamos capaces de salir de esta situación a través del diálogo.  Nosotros estamos dispuestos a jugar aquí el papel de intermediarios en un diálogo directo, un diálogo político, para que de este modo y con esos instrumentos seamos capaces de reconducir la situación hasta llegar al restablecimiento de un espacio político único.
Vladímir Putin, presidente de Rusia
© SPUTNIK/ SERGEI GUNEYEV
Vladímir Putin, presidente de Rusia
DMITRI PESKOV: Continuemos. Vernitsky, Pervy Kanal. Pásenle, por favor, el micrófono.
PREGUNTA: Antón Vernitsky, Pervy Kanal. Vladímir Vladímirovich, lo que ocurre actualmente con nuestra economía ¿es un precio que hay que pagar por Crimea? ¿Es quizá el momento de reconocerlo honestamente?
VLADÍMIR PUTIN: No. No es el precio que hay que pagar por Crimea, es el precio… O es más bien el pago por nuestro natural deseo de seguir existiendo como nación, como civilización, como Estado. Y le voy a explicar por qué.
Hace un momento contestaba a su colega de NTV que, después de la caída del Muro de Berlín, después del derrumbe de la Unión Soviética –también lo dije en mi mensaje- nuestro país se abrió completamente ante nuestros socios. ¿Y qué hemos visto? El apoyo directo y completo al terrorismo en el Cáucaso Norte. Directo, ¿comprende? ¿Qué es esto? ¿Acaso hacen este tipo de cosas los socios? No voy a explayarme aquí con los detalles, pero es un hecho. Y lo sabe todo el mundo.
Hagamos lo que hagamos, en cualquier tema, siempre encontramos problemas, oposición y lucha contra nosotros. Recordemos cómo nuestro país se preparó para los Juegos Olímpicos de 2014, con qué entusiasmo y alegría lo hicimos, para organizar una fiesta no sólo para nuestros aficionados al deporte, sino para los amantes del deporte en todo el mundo. Pero es un hecho evidente que hubo intentos, sin precedentes y perfectamente coordinados, de desacreditar los preparativos de la Olimpiada y el desarrollo de la misma. ¡Es un hecho evidente! Pero ¿para qué? ¿A quién beneficia eso? Y así con todo.
En un encuentro del club de debate Valdái hice una analogía recordando nuestro símbolo más reconocible, el oso que protege su bosque. Y ¿saben qué pasa? Si seguimos con las analogías, a veces pienso: ¿a lo mejor nuestro oso debería quedarse quietecito? Dejar correr a los porcinos por el bosque y alimentarse de miel y bayas. ¿Igual así lo dejan en paz? ¡Pero no lo dejarán! Porque siempre intentarán ponerle la cadena. Y cuando lo encadenen, le arrancarán los dientes y las garras, que a día de hoy son la fuerza de contención nuclear. En cuanto esto ocurra, ojalá no, ya no querrán al oso, querrán quedarse con el bosque. Hemos oído casi a representantes oficiales decir en múltiples ocasiones que es injusto que Rusia posea tanta riqueza ella sola. ¿Cómo que injusto? Parece que robar Texas a México es justo y el que trabajemos en nuestra propia tierra es injusto y hay que repartirla. Y después de arrancarle al oso los dientes y las garras ya no lo querrán. Lo disecarán y se acabó. Por eso Crimea no tiene nada que ver, la cuestión está en que nosotros defendemos nuestra independencia, nuestra soberanía y el derecho a existir. ¡Es eso lo que tenemos que comprender todos! Creemos que algún problema que tenemos, por ejemplo en la economía debido a las sanciones, es real… Y es así, de todos los problemas, aproximadamente, entre el 25% y 30% está causado por las sanciones. Pero tenemos que aclararnos: si queremos estar a salvo y luchar, mejorar nuestra economía aprovechando los fenómenos que se están dando y ser más independientes, para superarlo o queremos que nuestra piel cuelgue de la pared. Estas son las opciones, y Crimea no tiene nada que ver.
DMITRI PESKOV: Continuemos. La cadena Rossiya está transmitiendo en directo la rueda de prensa, por eso pasen el micrófono a Yevgueni Rozhkov. Gracias.
PREGUNTA: Buenos días, señor presidente. Yevgueni Rozhkov, cadena Rossiya 1, el programa ‘Vesti’. Primero, el asunto de Crimea está más o menos claro. La cuestión está sólo en la cantidad de dinero que habrá que invertir en su desarrollo después del complicado pasado ucraniano. Y la pregunta que me gustaría hacer se refiere a, tal vez, lo más doloroso y palpitante, lo que está sucediendo en el este de Ucrania, en esa parte de Ucrania que se hace llamar Novorrusia, la Nueva Rusia. ¿Cómo ve el futuro de Novorrusia, esta parte de Ucrania? ¿Cree en el éxito de los acuerdos de Minsk? ¿Conducirán a la paz? Y también ¿cómo vamos a seguir ayudando a Donbás? ¿Enviando, como hacemos ahora, convoyes humanitarios o de otra forma?
VLADÍMIR PUTIN: Creo que en parte ya he contestado a su pregunta cuando respondía a su colega ucraniano. Partimos de que la crisis tendrá que ser resuelta en algún momento, cuanto antes mejor. Eso es lo primero.
Lo segundo es que la crisis no debe ser resuelta por cualquier presión, bloqueo económico o fuerza militar, sino por vía política. Y está claro que vamos a ayudar a la gente como lo hacemos ahora (saben que ya fue enviado el décimo convoy humanitario). Sin embargo, tenemos que basarnos en principios fundamentales del Derecho Internacional y en el derecho de la gente de determinar su destino por su propia cuenta. Por algo he dicho que es necesario restablecer la paz, buscar soluciones políticas y partimos de la suposición que el espacio político común sea restablecido también. Cómo sería éste es difícil de decir ahora, pero me parece que tenemos que aplicar esfuerzos para lograrlo. Y los esfuerzos los deben aplicar ambas partes. Ése es el problema. ¡Ambas! Y se debe respetar a los que viven en el sureste de Ucrania. Hay que restablecer lazos económicos. Se sabe que una gran parte de la energía eléctrica de Ucrania funciona con el carbón de Donbás, pero hasta la fecha no se lo compran. Nos han pedido ejercer presión en el sureste de Ucrania, en Donbás, para convencer a los mineros que lo suministren. Lo hemos hecho, pero no se lo compran a día de hoy. ¿Por qué? Porque todos los bancos están cerrados, es imposible realizar pagos. Los colegas me dijeron anteayer que estaban dispuestos a pagar y que habían transferido el anticipo. Pero resulta que no había ningún anticipo. Se lo han transferido presuntamente a las tarjetas de mineros, pero las tarjetas no funcionan. Y así sucede en relación a cada asunto.
No existe otro remedio que el arreglo pacífico. En cuanto a los acuerdos de Minsk, son muy importantes y abogamos por su cumplimiento, porque, ante todo, yo fui uno de los promotores de la reunión en Minsk junto con Piotr Poroshenko. Y evidentemente el presidente ucraniano quiere que se arregle la crisis. No dudo que tiene tales intenciones. Pero no está solo. Oímos declaraciones hechas por otros cargos oficiales de que es necesario continuar la guerra casi hasta el fin, de que todo eso supuestamente puede conllevar una crisis en todo el continente. Oímos muchas declaraciones hostiles. Creo que el presidente Poroshenko tiene intención de arreglar la situación. Pero son necesarias acciones concretas.
¿Se deben cumplir los acuerdos de Minsk? Sí que se debe. Repito que yo fui uno de sus promotores y nosotros… Ahora diré una cosa importante y quiero que todos la oigan. Nuestros representantes en Minsk suscribieron en septiembre el memorando al cual se adjuntaron protocolos que definían la línea de división. Pero los representantes de Donetsk no firmaron estos protocolos. Así es la situación. Dijeron al inicio: “No podemos”.
VLADÍMIR PUTIN: Y cuando intentamos insistir, lo voy a decir abierta y honestamente, son cosas que el público tiene que saber, nos respondieron: “No podemos irnos de aquellos pueblos (son tres o cuatro pueblos en cuestión), allí están nuestras familias, nuestros hijos, mujeres, hermanas. ¡No queremos que les maten y les violen allí!” Aquí está el problema, esto es lo más importante. Además, los oficiales ucranianos tampoco retiran sus destacamentos de los lugares que tendrían que abandonar, por ejemplo, del aeropuerto de Donetsk. ¡Y siguen allí!
¿Sabe las últimas noticias? La milicia les dejó rotar a sus soldados en el aeropuerto. Los lleva a la sauna, les envía alimentos. Probablemente al final la gente podrá llegar a un acuerdo. Todos insisten en el intercambio de prisioneros de guerra. Yo opino, que hay que cambiar a todos por todos sin ningunas condiciones. Pero la vida es más complicada. Cuando aparecen las listas, resulta (así, por lo menos, nos dicen los representantes de la milicia de Donbás) que en dichas listas por parte de Ucrania hay personas que fueron detenidas sin tener relación alguna con las acciones bélicas en el sureste de Ucrania, fueron detenidos en Jersón o en Odessa. Hay que chequear dichas listas. Sin embargo, insistimos. Y creo que es necesario, que la gente antes de Año Nuevo, de la Navidad, se encuentre con su familia independientemente de las demás circunstancias.
Hubo un acuerdo de intercambiar a 30 personas ayer. Los representantes de la milicia llegaron al lugar del intercambio, apareció un representante de las autoridades de Kiev y dijo: “No vamos a intercambiar a más hasta la próxima reunión en Minsk”. Podemos, claro está, seguir este camino. Pero si fue posible traer a 30 personas, habrían podido recogerlos a ellos, por lo menos… Pues bien, son detalles. En cualquier caso, estas muestras positivas, desde el punto de vista de la búsqueda de una solución conjunta para el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, entre otras muestras, es un proceso muy importante y necesario. Acabamos de acordar que próximamente, entre hoy y mañana, tendrá lugar una videoconferencia. El diálogo será en forma de videoconferencia, y el siguiente paso se dará ya en una reunión de Minsk. Pero hay otra cosa importante. Es importante que las autoridades de Kiev también cumplan con todos sus acuerdos. Hubo, por ejemplo, un compromiso de aprobar una ley de amnistía. ¿Dónde está? Nos están diciendo todo el tiempo que fue aprobada una ley de estatus especial, pero aquella ley no pudo funcionar, ¿lo entiende? Porque aquella ley podía entrar en vigor y funcionar realmente sólo después de haber sido aprobada otra acta, la de una línea divisoria. No fue aprobada nunca. Por eso hay que dejar las compilaciones, hay que entender que si Ucrania quiere restablecer la paz, la tranquilidad y la integridad territorial, hay que respetar a la gente que vive en ciertos territorios del país y, respetándoles, mantener con ellos un diálogo político directo, abierto y honesto. Reitero: diálogo político, abandonando la presión. Espero que todos sigan ese camino.
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
© SPUTNIK/ VLADIMIR ASTAPKOVICH
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin

DMITRI PESKOV: He dejado sin atención injustamente a nuestra agencia de información líder. Ya hemos escuchado a Interfax, vamos a escuchar a ITAR-TASS. Veronika Romanénkova, por favor.
PREGUNTA: Gracias. TASS, Veronika Romanénkova. Este año ha quedado claro que la diplomacia energética se ha convertido en el factor geopolítico clave. ¿Es justificada la vuelta de Rusia hacia Oriente, los contratos de gas con China y Turquía? ¿Se conocen todos los escollos de estos proyectos? Porque hay muchas personas que consideran que el contrato con China no es rentable y que el gasoducto hasta Turquía significará la dependencia de Rusia con respecto a ese país. ¿Qué tiene que decir al respecto?
VLADÍMIR PUTIN: No tengo mucho que decir en contra de esa idea. Mire usted, son cosas hasta tal punto evidentes que no merecen la pena ser discutidas. Con frecuencia escucho que Rusia se está volviendo hacia Oriente. Lea los análisis que se hacen en Estados Unidos. Ahí escriben que EEUU vira hacia Oriente. ¿Es así? En parte sí. ¿Y por qué? ¿Es un proceso que está relacionado con la política? No. Está relacionado con procesos que tienen lugar en la economía globalizada, porque la zona más al Este, la región de Asia-Pacífico se está desarrollando más rápidamente que el resto de regiones del mundo. Y surgen nuevas posibilidades.
Desde el punto de vista de la energía, para China, India, también para Japón, para Corea del Sur, las necesidades de recursos energéticos crecen a pasos agigantados. Allí el crecimiento es más fuerte que en otras regiones del mundo. ¿Y qué, acaso debemos privarnos de esas posibilidades? En nuestro caso, lo que estamos haciendo ahora era algo que teníamos planeado hace tiempo, incluso antes de que surgieran los problemas con la economía global e incluso con nuestra economía. Es simplemente la realización de lo que habíamos planeado antes.
Por lo que respecta al contrato con China. No es a pérdida. Ambas partes, quiero subrayar este punto, ambas partes hicieron concesiones. Esa es la verdad. Los chinos también tuvieron que hacer concesiones. No voy a decir ahora cuáles. Pero no hay nada extraordinario: simplemente el Gobierno tomó la decisión de conceder determinadas ventajas a los participantes en el proyecto. Y nosotros por nuestra parte tomamos la decisión de conceder determinadas ventajas.
Y el proyecto, sin ninguna duda, será rentable. Sin ninguna duda. Mucho más si tenemos en cuenta que llegamos a un acuerdo sobre el cálculo del precio que no se diferencia prácticamente en nada de la fórmula que usamos con relación a Europa, utilizando coeficientes que tienen que ver con el mercado de aquella región del mundo. Es un negocio completamente normal. Y, además de todo lo anterior, permitirá a Rusia, recibiendo y concentrando enormes recursos en la etapa inicial de este proyecto, no sólo tender un gasoducto para la exportación, sino también iniciar la gasificación del Lejano Oriente.
Esto nos permitirá dar otro paso muy importante. ¿Cuál? Unir el sistema de gasoductos occidental y oriental y tener la posibilidad de dirigir nuestros recursos de oriente a occidente y de occidente a oriente cuando sea rentable desde el punto de vista de la coyuntura internacional mundial. Es algo extraordinariamente importante. Sin eso no podríamos empezar a proveer de gas a las regiones del Lejano Oriente y Siberia Occidental. Es una cosa que sólo da beneficios. Sí, ya digo que se trata de una obra enorme, puestos de trabajo, más recaudación de impuestos para todos los niveles de la Administración, más vida para esta región del mundo y para nuestras regiones más orientales.
Ahora sobre Turquía. La economía turca también crece y necesita, como Asia y el Pacífico, recursos energéticos adicionales. Hace ya muchos años que construimos el gasoducto Blue Stream y ahora nuestros socios turcos han puesto sobre la mesa la necesidad de aumentar el suministro dirigido sobre todo al mercado interior turco. ¿Qué deberíamos hacer? ¿Renunciar a esto? Todos los acuerdos que tenemos con ellos son firmes, relacionados con la fórmula de cálculo del precio, con el cronograma de suministros, etc.
Imaginamos y sabemos cuáles son sus necesidades. Está claro que venderemos lo que tenemos y lo que necesitan. Está claro que lo haremos. ¿Podrá construirse una estación de distribución de gas en la frontera entre Grecia y Turquía para dar servicio a los países europeos? Esto no depende de nosotros. Esto depende en gran medida de nuestros socios europeos: ¿Quieren estos socios tener esos suministros de hidrocarburos rusos, sostenibles, garantizados y absolutamente transparentes que tanto necesitan, sin riesgos de tránsito? ¡Perfecto! Entonces, vamos a trabajar. En este caso, se podrá pasar vía Grecia a Macedonia, luego a Serbia y posteriormente a Baumgarten en Austria. ¿No lo quieren? No lo haremos. La cuestión radica simplemente en que actualmente no hay suministros más baratos y más fiables que los de Rusia y no habrá tales en un futuro próximo.
DMITRI PESKOV: Continuemos. RIA Novosti, Grigori Dubovitski.
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
© SPUTNIK/ RAMIL SITDIKOV
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin

PREGUNTA: Grigori Dubovitski, RIA Novosti. Vladímir Vladímirovich, quisiera volver a abordar la situación en el mercado de divisas, ya que cambia diariamente, lo que preocupa a millones de rusos. Muchos expertos, incluido usted, decían que una de las causas de esta situación podrían ser las acciones de los especuladores de divisas. Hasta se mencionó a empresas concretas y nombres concretos. ¿Podría usted nombrar a estas personas? ¿Son rusos o extranjeros? ¿Por qué no se logra pararlos? ¿Son tan fuertes? ¿O somos tan débiles nosotros? Si me permite haré la segunda pregunta dedicada al mismo tema. ¿Planean el Banco Central y el Gobierno aplicar medidas como la fijación del tipo de cambio del rublo?
VLADÍMIR PUTIN: Es lo que hicieron nuestros socios ucranianos y   no dio ningún resultado positivo. Es decir, se puede obligar a vender a los participantes de la actividad económica, a los exportadores de nuestros productos principales que obtienen ganancias en divisas. Hacer que las vendan obligatoriamente. Pero mañana las comprarán de nuevo, como pasó en Kiev y pasa en otros países. Luego se debería restringirles en la adquisición en el mercado interno.
Ni el Banco Central ni el Gobierno planean plantear restricciones a nuestros exportadores en este ámbito y tienen razón.
Esto no quiere decir que el Gobierno no pueda actuar al menos a través de sus representantes en consejos de administración. Se trata de nuestras mayores empresas energéticas con participación pública, ante todo, por eso se puede ejercer una influencia en éstas. Pero no se planea emitir directivas ni introducir ningunas restricciones. No vamos a hacerlo.
En cuanto a los llamados especuladores en el mercado de divisas, no es un concepto que se use en el derecho penal. Pueden ser extranjeros, participantes del mercado de divisas, varios fondos: están presentes en el mercado ruso y son demasiado activos. Pueden ser nuestras empresas. En general, ya he dicho al inicio que este fenómeno existe en cualquier economía de mercado. Aparecen siempre que es posible ganar dinero.
No tienen intenciones de robar o engañar a nadie, sino simplemente operan en el mercado, creando una situación favorable para sí mismos, empujando al Banco Central de la Federación Rusa a salir al mercado y vender reservas de oro y divisas con la intención de mantener el tipo de cambio de la moneda nacional, aplicar una política de intervención, como pasó al inicio de este proceso. El Banco Central se paró y tuvo razón. Quizás hubiese debido hacerlo antes y de modo más rígido. En este caso posiblemente no tendría que elevar la tasa de interés al 17%. Pero ése es otro asunto. Se puede decir que es cuestión de gustos, aunque es muy importante. Es verdad.
¿Quiénes son? Saben, hace dos días, mantuve con algunos de ellos una conversación telefónica amistosa y les pregunté: “Por qué retenéis [divisas]?” A propósito, no les obligaba a hacer nada. “Tenemos que pagar los créditos próximamente”, me dijeron.
“Entendido, pero ¿si buscáis bien podréis salir al mercado?” pregunté. Pensó y contestó en un segundo: “Tenemos unos 3.000 millones de dólares”. ¡3.000 millones de dólares! ¿Entienden de lo que se trata? No es una suma ínfima. Y es sólo una empresa la que tiene escondidos 3.000 millones.
Tres mil millones tiene cada una. Y no sólo se podrían encontrar 30.000 millones sino 300.000 millones. Pero no se debe ejercer presión. Los jefes de las empresas, incluidas las que tienen participación pública, deben prever lo que pasaría, deben asegurar la sostenibilidad de sus empresas. Para lograrlo el Gobierno debe estar en contacto con ellos y, junto con el Banco Central, abastecerles no sólo con liquidez en moneda extranjera, sino también en rublos cuando lo estimen necesario.
DMITRI PESKOV: Entreguemos la palabra al periódico Moskovski komsomolets. ¡Gracias!
PREGUNTA: ¡Buenos días, Vladímir Vladímirovich! Moskovski komsomolets, Victoria Prijodko. En varias regiones de nuestro país se reduce el número de camas en hospitales y respectivamente se reduce el personal médico. ¿Qué piensa usted al respecto? Y ¿se llevará a cabo este experimento en el resto de Rusia? La gente teme que, debido a esta reforma, se vea privada hasta de los derechos a asistencia sanitaria que le garantiza la Constitución. ¡Gracias!
VLADÍMIR PUTIN: Ha abordado usted uno de los asuntos clave de nuestra vida cotidiana, uno de los más fundamentales, diría yo. Sin duda alguna, la educación y  la salud pública deben estar constantemente en el centro de atención del Estado y las autoridades regionales, en este caso, las autoridades de Moscú. En general, tenemos evidentemente que ver, entender y reaccionar bien ante todo lo que pasa en la respectiva comunidad profesional. Todos los cambios que se planean y se realizan los tenemos que concordar con los representantes de la comunidad médica en este caso. Si las autoridades de Moscú no lo tomaron en consideración en cualquier etapa, es un error que debe ser corregido. Pero, ¿hacia quien hay que enfocarse a la hora de resolver problemas relacionados con el desarrollo de la salud pública y la educación? A la gente que usa los servicios correspondientes. Millones de personas esperan que mejoremos la situación en el ámbito de la salud pública. Ése debe ser el punto de referencia: los usuarios, los ciudadanos. Y ¿qué dicen los ciudadanos? No están contentos con el sistema de salud pública.Y eso a pesar de todos los esfuerzos aplicados. Debemos analizar por qué es así y qué cabe hacer para mejorar la situación.
Ahora no me propongo evaluar lo que hicieron las autoridades de Moscú. Actuaron en el marco de su competencia. Decimos que nuestro sistema de salud es costoso pero poco eficiente. A menudo en  nuestros hospitales los pacientes pasan tiempo en las camas no para recibir algún tratamiento, sino para medidas de cuidado en general, sobre todo en otoño e invierno. Esto tampoco está mal, pero no para ello existen las camas en los hospitales. Tenemos que elevar la eficiencia tecnológica de la asistencia médica, como se hace en las buenas clínicas, incluidas las de nuestro país también. Un paciente pasa unos cuatro o cinco días en la cama en el hospital, recibiendo terapia intensiva, y luego debe llevar a cabo su tratamiento en el consultorio. ¿Cuánto tiempo suelen pasar los pacientes en nuestros hospitales? Si no me equivoco, por término medio, no cuatro o cinco días, sino mucho más. Más aun, las autoridades de Moscú han calculado que se supera en un 30% el presupuesto asignado a las camas de hospitales. Por supuesto, hay que hacer algo con ello. ¿Por qué? Porque de seguir así, tendremos que pagar por el terreno, por la electricidad, por la calefacción, etcétera. Son gastos ineficientes, este dinero no se gasta en el tratamiento de los enfermos. Es decir, son gastos ineficientes. Y es mejor aprovechar este dinero para elevar la calidad de la asistencia médica, para dotar a las clínicas y los hospitales de equipamiento moderno, para preparar el  personal médico. Estoy expresando mi opinión acerca de la reforma del sistema de salud en general, y no acerca de las acciones de las autoridades de Moscú. Y lo realizado últimamente por las autoridades de Moscú me parece correcto.
Primero, empezaron este diálogo con la comunidad médica. En segundo lugar, tomaron la decisión sobre las compensaciones adicionales para los médicos despedidos. A los especialistas les pagan, que yo sepa, además de la indemnización por despido, 500.000 rublos; al personal médico medio, 300.000 Rublos; y a los enfermeros, 200.000 Rublos. Además, se prepara un programa para el reciclaje de los especialistas. Pueden seguir los cursos de reciclaje que duran desde dos, tres meses hasta dos años  por cuenta de los recursos presupuestarios de la ciudad. Por supuesto, las autoridades de la capital tienen que analizar quién, dónde y en calidad de qué va a trabajar, y no se puede hacerlo sin cooperar con la comunidad de los médicos. Confío en que las autoridades de Moscú actúen en esta dirección de manera cuidadosa, según el principio “no dañarás”. Lo principal es que no se olviden del principio fundamental no solo de un médico, sino de cualquier reforma en el sistema de salud: “No dañarás”.
DMITRI PESKOV: Sigamos. Gazeta. Ru, Galímovа. Por favor. También muchos años en el equipo ya.
PREGUNTA: Buenas tardes, Vladímir Vladímirovich. Natalia Galímova, Gazeta.Ru. En su discurso ante la Asamblea Federal después del referéndum  en Crimea, aplicó usted la expresión “una quinta columna y traidores de la nación”. Lo dijo usted sin mencionar a alguien en concreto, pero a partir de allí el término “quinta columna” volvió al vocabulario político.
La gente que le apoya a usted suele referirse como a “quinta columna” a aquellos quienes están en desacuerdo con el poder actual en el país. ¿Y usted a quién se refería, al hablar de los traidores a los intereses nacionales, la “quinta columna”? ¿Dónde acaba la oposición y empieza la traición para usted? ¿Se siente personalmente responsable por la recuperación de esta expresión que no hace sino aumentar la enemistad en nuestra sociedad? Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: No siento ninguna responsabilidad en este sentido. Todo cuanto haga, tiene el objetivo de unir más la sociedad y no fomentar su separación en grupos. Si usted cree que así ha ocurrido, me fío de su criterio. Seguramente es capaz de percibir estos ánimos y en este caso tengo que actuar con más cautela, también en mis intervenciones en público. Pensaré en lo que acaba de decir. Al mismo tiempo, no es posible andar siempre con sutilezas, a veces es necesario llamar las cosas por su nombre. Es un asunto muy delicado y hablo con toda franqueza: me es difícil responder, porque el límite es muy fino. Sería muy complicado, creo, dar una definición científica del límite que separa la oposición de la quinta columna.
Este año, declarado en nuestro país Año de la Cultura, hemos celebrado el Aniversario del gran poeta ruso Mijaíl Lérmontov. En una de sus obras se narró la heroica defensa de Moscú en la guerra de 1812 contra las tropas napoleónicas, pero en otro poema se refirió a Rusia como un país de señores y esclavos, donde el pueblo apoya ciegamente a los militares.
¿Estaba en la oposición al régimen? Por supuesto que estaba en la oposición. Y seguramente sabe, como muchos sabrán, que, tras escribir el poema dedicado a la muerte, mejor dicho, al asesinato de Alexandr Pushkin, le vino a ver uno de sus familiares. Y tras leer lo escrito le sugirió que suavizara el texto. Lérmontov se indignó hasta tal punto que introdujo cambios, para ser todavía más brusco y acusador. Añadió al final algo como “y no lograrán borrar con toda su sangre negra la sangre heroica del poeta”… Por supuesto que estaba en la oposición al régimen, pero en mi opinión, era un patriota. El límite es muy fino. Porque era un oficial, un hombre valiente dispuesto a morir por los intereses de su país.
A propósito, en la última película de Nikita Mijalkov, ‘Eclipse solar’, se narra la historia de este tipo de gente. Los revolucionarios hicieron naufragar un barco con oficiales ‘blancos’ a bordo. La cuestión es… ¿si estos oficiales hubieran podido volver atrás, habrían atentado de la misma forma contra los pilares del Estado? Diría que el límite entre la oposición y la ‘quinta columna’ es más bien interno, es difícil percibirlo desde fuera.
¿En qué consiste? Uno que está en la oposición actúa de forma decidida y siempre lucha hasta el final por los intereses de su patria.
Y la quinta columna es la gente que actúa en función de los intereses de algún otro Estado. Se les usa como herramienta para conseguir fines políticos ajenos.
Allí están los ‘Niños talentosos’… Dmitri, perdona. Hay que atenuar un poco el dictado.
PREGUNTA (POLINA DANÍLOVA): ¡Buenos días! El periódico estudiantil Otkritka del Instituto de Educación Humanitaria y Tecnologías de Información (IGUMO por sus siglas en ruso), Polina Danílova. El IGUMO ha empezado este año a realizar un proyecto nacional ‘Niños talentosos’. Hemos creado ya un singular portal de internet para la búsqueda y el apoyo de niños talentosos de todas las regiones de Rusia. Este proyecto ayuda a inculcar el patriotismo, la responsabilidad social ante el Estado y desarrolla desde luego nuestras habilidades profesionales. Es importante que este proyecto no sea comercial, sino social. Lo realizan los jóvenes para los jóvenes. Mis preguntas: ¿Se planea prestar un apoyo público a tales proyectos de importancia social? ¿Estaría dispuesto usted personalmente, Vladímir Vladímirovich, a apoyar nuestro proyecto? Esperamos que nos ayude y preste apoyo. Gracias de antemano por su respuesta y le invito al IGUMO. Estamos seguros de que estará contento con la visita. ¡Gracias!
VLADÍMIR PUTIN: Un segundo. Perdone. Y ¿qué van a hacer concretamente?
POLINA DANÍLOVA: Actualmente ya funciona el portal ‘Niños talentosos’ en régimen de prueba. Estará disponible en acceso abierto desde el próximo mes de febrero. Es un portal de internet profesional en el que los jóvenes podrán comunicarse, según sus intereses profesionales. Allí habrá…
VLADÍMIR PUTIN: Ellos van a comunicarse y ustedes… ¿qué funciones van a cumplir?
POLINA DANÍLOVA: Allí hay 25 categorías. Eligen lo que les gusta, se comunican, intercambian experiencias y reciben información sobre concursos en los que se puede participar.
VLADÍMIR PUTIN: Entendido. Es muy necesario e importante.
Siéntese, por favor. Quisiera desearles todo éxito. Está claro que trataremos de hacer todo lo posible para apoyar los proyectos de este tipo. Pediré a mis colegas que estudien lo que se hace concretamente y qué se puede poner en marcha para ayudarles.
Saben que hace poco declaré en mi mensaje que se planea introducir becas para los niños talentosos egresados de la escuela que ingresan en las universidades para que durante todo el período de estudios el Estado le pagase una beca adicional. En cuanto a mí personalmente, en lo que podría tomar parte… Les voy a decir un secreto, uno de pequeños proyectos. Sabéis que tras los Juegos Olímpicos de Sochi promoví un proyecto de un centro permanente de deportes de invierno para los escolares en la zona inferior, en el valle de Imereti. La realización de este proyecto ya se ha iniciado. El ministro de Deportes posiblemente está escuchando. ¡Que no se desmaye! No lo sabe todavía. Creo modificar un poco este proyecto. Quiero que este centro –ya hemos elegido un gran edificio impresionante que se ubica directamente en la costa del mar Negro– sea, en primer lugar un proyecto no estatal. Y, en segundo lugar, que aparte de los niños, a los que ahora estamos recogiendo por todo el país de las escuelas deportivas juveniles, el proyecto incluya a los niños de las escuelas de física y matemáticas y de las escuelas musicales de todo el país. Que ese centro infantil esté compuesto por tres componentes: deportes, música y matemáticas. Espero mucho de este trabajo…  Y ahora 200 niños de diferentes regiones del país están practicando allí deporte en un curso de 21 días. Tenemos que alcanzar los mismos resultados en las escuelas musicales y las escuelas de física y matemáticas también. Eso nos ayudará a nosotros y a los especialistas que trabajarán allí a seleccionar de entre estos niños a los mejor dotados y a detectarlos de manera temprana para trabajar con ellos prácticamente de manera individual, ayudarles en la siguiente etapa a desenvolverse en el centro de enseñanza superior y después, en su vida práctica. Así que seguiremos avanzando junto con usted en esa dirección. Le agradezco mucho.
DMITRI PESKOV: Vladímir Vladímirovich, con su permiso, vamos a darle también la posibilidad de hacer pregunta a LifeNews.
PREGUNTA (ALEXANDR YUNASHEV): Buenas tardes, Vladímir Vladímirovich. Hace un año usted indultó a Jodorkovski. Él le prometió a usted, en aquel entonces, no dedicarse a la política pero ahora, sin embargo, muestra ambiciones casi presidenciales. De allí surge la pregunta: ¿No se arrepiente?
VLADÍMIR PUTIN: ¿Dónde se postulará para la presidencia?
ALEXANDR YUNASHEV: Por cierto, otra pregunta: ¿Es Jodorkovski un patriota? ¿Es parte de la oposición o un patriota también?
VLADÍMIR PUTIN: Entonces, ¿tiene una pregunta o dos?
ALEXANDR YUNASHEV: Tengo tres.
VLADÍMIR PUTIN: ¡Tres! ¿Y qué hará el resto, mientras discutamos hasta la madrugada?
Jodorkovski solicitó el indulto, por lo menos envió el papel correspondiente y, por lo visto, no estaba dispuesto a dedicarse a la política. Pero yo al tomar la decisión sobre el indulto no tuve en cuenta si podía o no podía, o si iba o no iba a dedicarse a la política. Es su opción y tiene el derecho de hacerlo, como cualquier ciudadano de la Federación de Rusia, si responde a los criterios correspondientes, entre otras cosas, para ser elegido para los cargos más altos del país. Que Dios le ayude, que trabaje. Pero yo tomé la decisión por razones humanitarias. Él escribió en aquel entonces, que su madre estaba gravemente enferma. Sabe, la madre es un tema santo. Lo digo sin ironía alguna. Además, cumplió la mayor parte de su condena en la cárcel. ¿Para qué tener a una persona allí, tomando en consideración, que podía quedar sin la posibilidad de despedirse de su madre? No me arrepiento de nada y creo que hice una cosa absolutamente correcta.
DMITRI PESKOV: Vamos a este lado. Aquí esta Pável Pcholkin, Canal 1.
PREGUNTA: Vladímir Vladímirovich, tengo una pregunta sobre los Juegos Olímpicos, el deporte y la política. En realidad, uno de los hechos más brillantes de este año ha sido el éxito de los Juegos Olímpicos, cómo fueron realizados. En este sentido se organizó un proyecto enorme. Podríamos haber esperado un efecto multiplicador en la economía, ya que se construyó una infraestructura ingente, fue invertida una gran cantidad de dinero y el país se mostró capaz de realizar proyectos inmensos, como aquel. ¿No le parece que, lamentablemente, Rusia no ha podido sacar partido de las Olimpiadas debido a la tragedia que ha tenido lugar en Ucrania? Y una pregunta más sobre la marcha. Vamos a celebrar en 2018 una Copa Mundial de la UEFA: se trata de un evento bastante caro que requiere muchos preparativos e inversiones. Teniendo en cuenta las sanciones, la caída de los precios del petróleo y del rublo ¿cree que Rusia será capaz de sacar adelante la organización del Campeonato del Mundo?
VLADÍMIR PUTIN: En primer lugar sobre la Olimpiada: creo que todo lo que queríamos conseguir, todo lo que queríamos lograr con los preparativos y con la celebración de las Olimpiadas, todo lo hemos conseguido. Incluso más de lo que soñábamos: ganamos los Juegos Olímpicos, por lo que hay que dar las gracias expresamente a todos nuestros atletas olímpicos y paralímpicos, que fueron los verdaderos héroes de aquellos eventos.
Por lo que se refiere a los acontecimientos en Ucrania, no cabe duda de que la Olimpiada culminó con esos hechos, digamos, trágicos como trasfondo. Pero no fuimos nosotros los que lo hicimos, no fuimos nosotros los que organizamos el golpe. Eso no depende de nosotros. Hubiera sido mejor que aquello no hubiera ocurrido. Pero resulta que sí ocurrió.
A la pregunta de si estamos satisfechos con la Olimpiada o no: por supuesto que sí estamos satisfechos. No hay más que ver, por cierto, la ocupación de las instalaciones. Mire: en algunos países se quedaba todo vacío después de la celebración de las Olimpiadas. ¡Completamente vacío!
Por supuesto que hay receso entre temporadas como ahora en los que está un poco vacío. Pero habíamos pensado ya en esto y construimos y organizamos la Fórmula 1, ahora se ha celebrado allí el campeonato del mundo de ajedrez y muchas otras competiciones. Ahora mismo, creo que usted lo sabe, está todo reservado desde principios de diciembre y hasta febrero. Estoy seguro de que hasta el final de la temporada de invierno estará todo a reventar: todo, no hay ni un sitio libre. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que ahora todos nosotros, los ciudadanos de Rusia, contamos con un nuevo centro de ocio y salud durante todo el año, en invierno y en verano.
Además, vamos a organizar grandes competiciones de bobsleigh y de otros deportes. Como acabo de comentar al responder a una de sus compañeros, vamos a fomentar el deporte infantil, en Sochi ha surgido un equipo de hockey. ¡Un equipo maravilloso! Pierde de vez en cuando, claro, porque es un equipo muy joven. ¡Pero también gana! Allí el apoyo del público es muy fuerte.
Recuerdo que Alexandr Tkachov, el gobernador de la región de Krasnodar, me decía: “No necesitamos un equipo, no tenemos cultura de hockey, aquí hay que fomentar el fútbol. No irá nadie a ver los partidos”. Estuve allí hace poco, hace un mes ¡Y pude ver que el estadio estaba lleno! ¡10.000 personas! Lleno por completo. Hay que dar las gracias al público.
En general, los aficionados al hockey tienen un nivel cultural bastante alto: la gente va con sus hijos, con sus mujeres, familias completas van al partido, como si fuera una fiesta. ¡Es fantástico! Es algo que se está desarrollando y que se va a seguir desarrollando. Por lo que se refiere al Campeonato del Mundo de Fútbol, sí es caro, pero le recuerdo que, en otros muchos países que incluso renuncian a organizar grandes acontecimientos deportivos el número de los que practican algún deporte o actividades físicas por cada mil habitantes es mucho más alto que en Rusia.
¿Por qué? Entre otras cosas, esto se debe a las infraestructuras deportivas poco desarrolladas en nuestro país. Y si queremos tener una esperanza de vida más alta, si queremos que nuestra población sea sana, que no se haga cola para comprar el vodka sino para patinar, es necesario que haya la posibilidad de patinar. Hay que crear nuevas pistas de fútbol, de hockey, gimnasios. Es importante que la gente no gaste el dinero que tenga en tomar una copa con sus amigos, sino en ir juntos al gimnasio, hasta si se debe pagar por esto. Hay que crear tal cultura, inculcar tales hábitos: practicar deporte y actividades físicas. En este caso, la esperanza de vida no será de 70 ó 71 años, como ahora –que gracias a Diós ya lo tenemos– sino más alta.
En vista de esto, tenemos que organizar tales competiciones, como el Mundial de Fútbol, porque el número de los niños que empezarán a practicar fútbol aumentará drásticamente. Además, esta infraestructura estará ubicada no sólo en la ciudad de Sochi, sino en más de diez ciudades de Rusia, junto con el desarrollo de las infraestructuras de transporte, con el desarrollo del sistema de sanidad pública, como pasó en Sochi, etc. Y es tan sólo un motivo adicional para el desarrollo de Rusia, no da pena gastar dinero para esto.
DMITRI PESKOV: Continuemos. Veo que la cadena de televisión Dozhd está muy activa.
Ksenia Sobchak
© SPUTNIK/ RAMIL SITDIKOV
Ksenia Sobchak
PREGUNTA (KSENIA SOBCHAK): La cadena Dozhd, Ksenia Sobchak. Tengo dos preguntas a usted, si me permite.
Primero. Mientras que todos están preocupados por los acontecimientos en Ucrania, en el territorio de la república de Chechenia están desarrollándose acontecimientos que nos preocupan también. En particular, el presidente de la república de Chechenia, Ramzán Kadírov, declaró de facto que en el territorio de Chechenia no se aplican las leyes de la Federación Rusa ni la Constitución de Rusia. Declaró abiertamente que se castigará a los familiares de los acusados de perpetrar atentados terroristas respecto a los que no se han pronunciado sentencias judiciales todavía. Quisiera escuchar la respuesta al respecto: usted como jurista, como garante de la Constitución, ¿va a defender a los ciudadanos que actualmente son víctimas de represiones antes del juicio? Sus casas se queman, se llevan a cabo los registros en la única organización de derechos humanos en Chechenia que hasta fue incendiada, etc. ¿Qué se puede hacer con todo eso?
VLADÍMIR PUTIN: ¿Para qué le pasaste la palabra?
DMITRI PESKOV: ¡Disculpe! Ksenia sería mejor que haga una pregunta, vamos a respetar a todos.
KSENIA SOBCHAK: ¿Puedo hacer ahora mismo la segunda?
VLADÍMIR PUTIN: Haga la segunda, Ksenia. Si se le ha dado la palabra, haga la segunda. ¿Qué le interesa?
KSENIA SOBCHAK: La segunda pregunta: quisiera aclarar para mí y para nuestra audiencia lo que se refiere a esta diferencia fina entre la “quinta columna” y los opositores.
En cuanto a Lérmontov, esto queda claro, pero me interesan los que viven ahora. Usted, Vladímir Vladímirovich, declaró en público en su tiempo que mi padre había sido objeto de hostigamiento en los medios de comunicación. Y me parece que este término ‘hostigamiento’ ha vuelto a aparecer en nuestra vida.
Me refiero no sólo al acoso de Makarévich, acoso con unas películas sobre los inventados amigos de la ‘junta’ (conozco a esa gente y sé que ellos, muchos de ellos, seguramente son patriotas de su país), los apodos como judiobanderistas en los canales de televisión federales. Entonces, quiero preguntar: tengo la sensación de que hoy estamos ante una situación, cuando los canales federales intencionadamente siembran y alimentan el odio dentro de la sociedad rusa. Por ejemplo, el vídeo sobre un niño crucificado de Slaviansk, transmitido por el Canal 1 de televisión federal, del que el Estado es el accionista mayoritario. Ya está probado que dicho vídeo fue una mentira, pero nadie se disculpó por aquel reportaje. ¿No tiene miedo de este grado de odio en nuestra sociedad, de que una parte de la gente esté tan opuesta a otra? ¿Y qué tiene previsto hacer para reducir este grado de odio? ¿Cree usted todavía que la gente está dividida en sus seguidores y los monos Bandar-log?
VLADÍMIR PUTIN: Los monos Bandar-log, claro está, existen, lo dijo Kipling, no yo. Yendo al grano, vamos a empezar por la primera pregunta.
En cuanto a lo dicho por Kadírov sobre los familiares de  los terroristas, respecto a sus casas, su expulsión de la república, etc. Sabe, aquí no puedo tener ninguna opinión, excepto una: en Rusia todos tienen que observar las leyes vigentes de nuestro país y nadie es culpable hasta que lo establezca el tribunal. Eso es lo primero.
Segundo. Ya he dicho que la vida es más complicada y diversa. Tengo que decirles que, según muestra la práctica de trabajo de las unidades antiterroristas, por regla general, no digo siempre, los familiares de la gente que comete atentados terroristas, están al tanto –eso, como mínimo– en la mayoría aplastante de los casos. Pero eso no le da derecho a nadie, incluido el jefe de Chechenia, a ejercer represiones prejudiciales, estoy completamente de acuerdo con usted.
Es más, las fuerzas de seguridad correspondientes ahora realizan una pesquisa preliminar al respecto. Hay que establecer quiénes fueron los que quemaron las casas, porque fue gente enmascarada. La declaración de Kadírov podía ser puramente emocional y alguien pudo aprovecharlo. Las emociones en este caso me parecen lógicas, porque en el curso de aquel atentado terrorista en Chechenia fueron asesinados 14 policías, empezando todo con el asesinato de agentes de tráfico. No en combate, aquella gente fue vilmente fusilada a quemarropa, después murieron muchos más. En total fueron 14 muertos, 38 heridos, incluidos los heridos graves. Como saben, miles de personas salieron después en manifestación. En esas condiciones, claro está, el jefe de Chechenia hizo ciertas declaraciones emocionadas.
Estoy seguro de que estas declaraciones correspondían completamente a las esperanzas de la gente. Pero no tenía derecho a esto. Y sería justo comprobar estos hechos. Quisiera recordar que, además de las declaraciones públicas y las acciones que siguieron, incluidas las dirigidas a destruir estas viviendas, se debe llevar a cabo la investigación para establecer qué pasó en realidad. Quizás alguien simplemente lo haya aprovechado y lo haya hecho. Quizás no fuese así. En este caso, las respectivas fuerzas del orden público deberían reaccionar de modo adecuado. Al mismo tiempo, y usted lo sabe perfectamente, afortunadamente o por desgracia, como quiera, tales métodos se aplican en la lucha global contra el terrorismo. Se aplican activamente en Israel. Pero eso no sólo se trata de Israel. Fuimos testigos de la legalización de torturas en EEUU tras los atentados terroristas del 11-S. ¿Cómo se puede explicar? Es más, no sólo se legalizaron las torturas, sino también se desarrollaron los métodos de su aplicación. Por eso la vida es complicada y multifacética, pero tenemos que respetar la ley. Estoy de acuerdo con usted en este sentido. Si dejamos de observar las leyes, esto llevará al caos. Vamos a investigar estos hechos también y reaccionar adecuadamente.
En cuanto las campañas de hostigamiento, como ha dicho usted, tan sólo llegué a conocerlo (de Sobchak) cuando vine a Moscú. Tuve sospechas de que se había lanzado una campaña de hostigamiento contra su padre. Pero al llegar a Moscú, encontré una confirmación directa de esto. En aquella época me parecía extraño que tras la adquisición por Anatoli Sobchak de un piso de unos 100 metros cuadrados se hubiesen abierto dos causas penales contra él en un plazo de una semana. A veces ni abren un caso durante meses y en aquella ocasión se abrieron dos procesos durante una semana. Luego, en el marco de la campaña electoral, el propio hecho de la apertura de causas fue anunciado en octavillas lanzadas en Leningrado desde aviones. Estaba claro que determinados representantes del poder habían organizado una campaña contra Sobchak.
Le aseguro que no se ha organizado ningún hostigamiento contra los que no están de acuerdo con nuestras acciones en Ucrania ni en Crimea o respecto a otros asuntos en materia de la política interior. No lo hace ningún órgano del poder oficial ni representante de órganos del poder. Si hay una reacción de la sociedad, de las personas que no están de acuerdo con tal postura, los que se enfrentaron con esto hoy deben entender que no pueden monopolizar el derecho de acusar a todos, que hay gente que no está de acuerdo con su postura y van a acusarles también. Debe saber reaccionar de manera adecuada a esto, sin suscitar ruido ni gritar por todas partes “¡Socorro! ¡Me difaman!”, y responder abiertamente.
En cuanto a los organismos oficiales, quiero repetir que nunca habrá por parte de ninguna organización ni siquiera intentos de perseguir a nadie. Ninguna indicación al respecto. Nada. En cambio, los países europeos actúan de otra forma. Así, por ejemplo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Letonia prohibió la entrada en su territorio nacional a algunos cantantes rusos, entre ellos, Oleg Gazmánov y Iosif Kobzón. Eso es lo que se llama postura oficial. Las autoridades rusas nunca tendrán este tipo de posturas oficiales.
Dmitri, espera, por favor. Vayamos por allí.
PREGUNTA (ALEXÉI ANISCHUK): Buenos días, Vladimir Vladímirovich, Alexéi Anischuk, agencia Reuters. En el último año Rusia se ha visto arrastrada a una de las crisis más profundas de su historia contemporánea. Todo empezó por los acontecimientos en Ucrania de finales del año pasado, siguió el empeoramiento de las relaciones con los países occidentales, casi hasta una nueva Guerra Fría. Ahora, en estos últimos días, vemos una profunda crisis monetaria que amenaza con desembocar en una crisis económica y financiera. Sé que usted tiende a culpar de cuanto ocurre a alguna fuerza externa. Pero también sé que algunos representantes de las élites y de su entorno, los ciudadanos que de más información disponen, son propensos a culparle de ciertas cosas precisamente a usted, la persona que a lo largo de los últimos quince años ha tomado las decisiones cruciales para el país.
VLADÍMIR PUTIN: Dígame sus nombres.
АLEXÉI ANISCHUK: Por desgracia, no puedo hacerlo. Suelen contar cosas solicitando el anonimato. Pero últimamente estos ánimos se dejan sentir en las conversaciones con los periodistas. Y con respecto a ello tengo una pregunta, ¿Hasta qué punto está seguro de su entorno, del apoyo incondicional que parece brindarle? ¿Percibe alguna amenaza de golpe de Estado o alguna revuelta palaciega? Ha comentado en más de una ocasión los pasos que dará en caso de una “revolución naranja” o, Dios no lo quiera, “revolución roja”. ¿Tiene algún plan para el hipotético caso de traición de su entorno? Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: No se preocupe por a las revueltas palaciegas. No tenemos palacios, de forma que no puede haber revueltas. Tenemos residencia oficial, el Kremlin, y está muy protegido, porque es uno de los pilares de la estabilidad estatal.
Pero no el único, la estabilidad está basada en… No puede haber ninguna base más sólida que el apoyo del pueblo ruso. Creo que no me discutirá que en los principales vectores de la política exterior, y la interior también, contamos con este apoyo.
¿Por qué ocurre así? Porque la gente en su alma y en su corazón siente que nosotros, yo en concreto, actúo en interés de la mayoría aplastante de la población de la Federación de Rusia.
Y ahora en cuanto a los que tienen y no tienen la culpa de los acontecimientos en Ucrania que desencadenaron una serie de cataclismos que vivimos hoy en día. En más de una ocasión he dicho que tuvo lugar un golpe de Estado y ha sido un gran error. Europa del Este, nuestros vecinos, Ucrania incluida, no son repúblicas bananeras. Ni siquiera son África del Norte, no son Somalia, para organizar golpes de Estado así, sin más, con ayuda de recursos especiales y jóvenes armados y adiestrados. Dice que estoy culpando a alguien. No estoy culpando a nadie, hago constar los hechos.
Y me gustaría mencionar también, sin entrar en detalles, los debates que tenemos con nuestros compañeros al respecto. Conoce el famoso acuerdo entre la oposición y el poder ucraniano del 21 de febrero. Es decir, hay un documento firmado y tres ministros de Asuntos Exteriores –de Alemania, Polonia y Francia– actuando en calidad de garantes. ¿De acuerdo? Mantuvimos conversaciones con los dirigentes de EEUU, que no dejaban de decirnos: “Lo importante es que Víctor Yanukóvich no recurra a la fuerza, que no lo haga, es lo más primordial”. No recurrió a la fuerza y el resultado fue un golpe de Estado. Nos replican: “¿Pero qué podíamos hacer? La situación parece haberse escapado a todo control, lo cual en el derecho penal se denomina como actos de desmesura”. Vaya explicación, dado que se han mostrado incapaces de hacer parar a personas que han irrumpido en el edificio de la administración presidencial y se han apoderado de la sede del Gobierno. Tenían que haberles dicho: “Oigan, caballeros, les queremos ver formando parte de Europa, queremos que firmen y ratifiquen el Acuerdo de Asociación, son parte de la familia europea. Sin embargo, si actúan de esta forma, nunca pasarán a convertirse en parte de Europa, nunca gozarán de nuestro apoyo. ¿Por qué no vuelven al Acuerdo del 21 de febrero, forman un Gobierno de unión nacional y colaboran?”
Estoy seguro que, de haberse dejado clara esta postura, no ardería ahora en Ucrania ninguna guerra civil ni habría víctimas. Pero nuestros compañeros adoptaron una postura bien distinta y de repartir bollería en el Maidán se pasó a hacer promesas de carácter político y económico. Ah, y deberían prestar ayuda financiera al pueblo ucraniano y… Nada, casi no se concede dinero, todo a través de organismos financieros internacionales. Por eso creo que nuestra postura desde el principio fue absolutamente sopesada y objetiva.
Ahora, en cuanto a las élites. En mi opinión, hay cosas de alta gama, vino, lugares de veraneo. Pero no hay gente de mejor categoría. ¿Sabe lo que es la élite rusa? Son trabajadores, son campesinos, son personas que van aguantando sobre sus hombros el peso del país. Lo han ido aguantando a lo largo de los siglos, lo siguen haciendo y no lo dejarán de hacer en el futuro. Otra estratificación o diferenciación de tales élites me parece completamente infundada. Hay gente rica y gente pobre, la hay sana y con salud más delicada, pero son todos iguales ante la ley. También hay gente rica que son patriotas.
¿Será posible, se preguntará usted? Probablemente hay algunos descontentos, bueno, si no tienen razones para alegrarse, lo estarán. Pero la cuestión es cómo piensan salir de esta situación. ¿Seguir siendo dependientes, como un pez que ha tragado el anzuelo?
Ahora una de las empresas rusas, registrada en uno de los paraísos fiscales, en no sé qué islas, ha tomado una decisión sobre sus dividendos. Una empresa legalmente instituida que trabaja honestamente, pero en un paraíso fiscal. Una empresa grande. Tomaron la decisión. ¿Sabéis qué pasó después?  Como allí hay algunos contra los que se aplican sanciones, los directores locales declararon que no podían transferirles el dinero, que tenían que consultar. “¿Consultar con quién? Estáis obligados, en virtud de la ley”, les preguntaron. “Estamos obligados, pero no lo haremos”. “Es una arbitrariedad. Os llevaremos a los tribunales”, dijeron. ¿Saben lo que hicieron? Se despidieron. ¡Vaya circo! Se despidieron y no se podía transferir dinero sin su firma. Y luego fue imposible contratar a nadie para estos cargos ya que llegó la orden de no ocuparlos. Ya está, el dinero se congeló.
¿Quieren vivir así los representantes del sector de negocios ruso? La mayoría no. El principal defensor de los intereses de los ciudadanos rusos, independientemente de su ocupación, incluidos los negocios, sólo puede ser un Estado ruso fuerte.
DMITRI PESKOV: Aquí está la radio Business FM, a propósito. ¡Qué haga preguntas!
PREGUNTA: ¡Buenos días! Mijaíl Bazhénov, Business FM. Vladímir Vladímirovich, en su mensaje anual al Parlamento usted anunció una amnistía fiscal para los capitales. Pasó una semana, pero no se revelaron detalles. Nos interesan los detalles: ¿cuándo comenzará, durante qué periodo continuará, qué volumen de los capitales prevé usted devolver al país? Y lo que es importante también, ¿cómo ve usted el mecanismo de esta amnistía? ¿Regresarán todos los capitales, incluidos los que pudieron ser obtenidos de modo ilícito, o no? ¿Se aplicará algún filtro? Si se aplica un filtro, ¿qué pensarán los empresarios sobre éste? ¿Creerán que se puede pasar fácilmente el filtro y continuar tranquilamente haciendo negocios en Rusia? ¿Qué garantías tendrán de que después de registrar sus negocios en Rusia no tendrán problemas con fuerzas del orden público o autoridades fiscales? ¡Gracias!
VLADÍMIR PUTIN: Entendido. Primero: ¿Qué volumen de los capitales prevemos devolver al país? No prevemos nada. La cuestión no radica en el regreso de los capitales. No es una medida fiscal, sino que se trata de una legalización. Si los empresarios quieren dejar su dinero y sus bienes en el extranjero, que dejen. Lo principal es la legalización, que los registren aquí. Es lo más importante. Quiero que esto quede claro.
Segundo. Yo personalmente voy a controlar que no se cometan ningunas infracciones respecto a los mecanismos o garantías. Quiero avisar a todos mis colegas, incluidos los de las fuerzas del orden público, de que vamos a aplicar las medidas más rígidas contra los que infringen el principio anunciado.
En cuanto a los filtros, creo que no se debe aplicar ninguno. Todos los que quieren llegar aquí, registrarse aquí, legalizarse, debe tener este derecho. En cuanto al aspecto criminal, se aplica la presunción de inocencia que ya he mencionado en reiteradas ocasiones. Si no hay lo contrario, todo se considerará legal.
En lo que se refiere a los mecanismos, no están desarrollados todavía. Es necesario examinarlo. El Gobierno ya está trabajando al respecto.
Creo que es necesario no solo legalizar las propiedades que se encuentran en los paraísos, sino también aquellas que están registradas a nombre de familiares o testaferros en el territorio ruso. Es importante que de una vez se declare a quién pertenece cada cosa, se pase página y se siga adelante.
Si quieren, seguimos con aquel cartel que pone Ártico. Es un tema interesante. Dmitri, perdona…
PREGUNTA: Buenos días, Vladímir Vladímirovich. Mi nombre es Evstóliya Tarandá, represento al primer canal ártico Yamal Región y la provincia de Yamal. A muchos les gustaría hacerle llegar sus saludos y sus palabras de apoyo. Aguante con respecto a la política exterior. Pero me gustaría hacerle una pregunta relacionada con nuestra provincia. Los habitantes del norte están preocupados que no haya elecciones en Yamal ni en Yugrá. ¿No llevará eso a que se acaben uniendo tres entidades territorioales, Yamal, Yugrá y la provincia de Tiumén? Usted en muchas ocasiones ha estado en nuestra región, conoce las condiciones de vida y de trabajo que tenemos y entenderá por qué no queremos que ocurra. ¿Cuál es su postura al respecto? ¿No acabará por aparecer una única provincia que empiece en la frontera con Kazajistán y acabe en el Ártico?
VLADÍMIR PUTIN: En cuento a los sujetos de la Federación, la unificación y todo relativo, existe la correspondiente ley federal. No existe ninguna otra forma de unión de distintas regiones que no sea la libre voluntad de sus habitantes. En cada provincia esta cuestión se soluciona de forma distinta. O bien es necesario celebrar un referéndum en todos los territorios o bien hacer pasar esta iniciativa por los parlamentos locales. Nadie impondrá nada desde arriba, dado que eso me parece contraproducente.
Al mismo tiempo, y no es ningún secreto, tenemos una distribución heterogénea de las fuerzas productivas por el territorio nacional. Y los ingresos y los presupuestos de distintas provincias varían decenas de veces: 26, si no mal recuerdo. Por esta razón entre el nivel de vida de la gente media un abismo, me refiero, a la asistencia sanitaria, educación y cosas por el estilo. En términos globales no está bien.
Pero, lo vuelvo a subrayar, es un asunto muy delicado, sobre todo, en el caso de las repúblicas nacionales, y nunca seguiríamos el camino de una unificación forzosa. Únicamente puede tomar la pertinente decisión la gente en base a sus experiencias vitales y el entendimiento de los procesos que están teniendo lugar en la economía y en el ámbito social.
Habrá seguramente fuerzas políticas que busquen la unificación y otras que pretendan evitarla… Pero tiene que ser un proceso con una activa participación de la opinión pública. Nada se impondrá desde arriba.
DMITRI PESKOV: Vladímir Vladímirovich, aquí están los periodistas de la BBC. De momento no hemos prestado atención a los medios de comunicación extranjeros.
VLADÍMIR PUTIN: Adelante, por favor.
John Simpson
© SPUTNIK/ RAMIL SITDIKOV
John Simpson
PREGUNTA (según lo traducido del inglés): Señor presidente, John Simpson, BBC. Los países occidentales creen ahora, casi universalmente, que ha comenzado una nueva Guerra Fría y que usted, francamente, tiene algo que ver. Casi a diario estamos observando aviones rusos que realizan maniobras a veces bastante peligrosas hacia el espacio aéreo occidental, que serán hechas según sus órdenes, ya que es usted el Comandante en Jefe. Por sus órdenes habrán sido mandadas las tropas rusas al territorio de un Estado soberano: primero, Crimea; y luego, todo lo que esté ocurriendo en Ucrania Oriental. Ahora tienen un gran problema con la divisa rusa. Y van a necesitar la ayuda y el apoyo, la comprensión por parte de otros países, de Occidente, en particular. Entonces, ¿puedo preguntarle ahora si le gustaría aprovechar esta oportunidad para decir a la gente de Occidente que usted no tiene deseo de desencadenar una nueva Guerra Fría y que usted está dispuesto a hacer todo lo posible para arreglar los problemas en Ucrania? ¡Gracias!
VLADÍMIR PUTIN: Gracias a usted por su pregunta sobre nuestros entrenamientos, maniobras, desarrollo del Ejército. Acaba de decir que Rusia, en cierto grado, puso su aporte en la tensión que vemos hoy en el mundo. Rusia sí, aportó, pero solo en el sentido de que está defendiendo sus intereses nacionales de cada vez con mayor insistencia. No atacamos, en el sentido político de esta palabra, no asaltamos a nadie; sólo defendemos nuestros intereses, y el descontento de nuestros socios occidentales, sobre todo estadounidenses, se debe precisamente a esto y no al que nos permitamos algunos pasos en la esfera de seguridad que provoquen tensión.
Me explico. Habla usted sobre los vuelos de nuestra aviación, incluidos los vuelos de la aviación estratégica. ¿Sabe usted que a principios de 1990 Rusia canceló por completo, como lo hizo la Unión Soviética, los vuelos de nuestra aviación estratégica en las zonas remotas de patrullaje? Nosotros los cesamos por completo, y los aviones estratégicos estadounidenses con arma nuclear mantuvieron sus vuelos. ¿Para qué? ¿Contra quién? ¿A quién amenazaban?
Y Rusia seguía sin patrullar, año tras año y tan solo hace dos o tres años reanudamos estos vuelos. Entonces, ¿quién es el que está provocando? ¿Acaso somos nosotros?
Solo tenemos dos bases en el exterior, y ambas en zonas de amenaza terrorista: (una se desplegó) en Kirguistán, después de que entraran allí yihadistas de Afganistán. Estamos por petición de las autoridades de Kirguistán, del entonces presidente Akáev. Y la otra en Tayikistán, también en la frontera con Afganistán. Creo que también a ustedes les interesa que todo esté tranquilo allí. Es algo justificado, comprensible y claro. Las bases estadounidenses están por todo el mundo, ¿y usted me quiere decir que nosotros tenemos una actitud agresiva? ¿Y el sentido común? ¿Qué hacen en Europa las fuerzas armadas estadounidenses y sus armas nucleares tácticas? ¿Qué es lo que hacen allí?
Oiga, el presupuesto de nuestro Ministerio de Defensa ha aumentado para el año que viene y será, si no me equivoco, de unos 50.000 millones de dólares. Y el presupuesto del Pentágono es casi 10 veces mayor, de 575.000 millones, lo aprobó recientemente el Congreso, me parece. ¿Y me quiere decir usted que tenemos una política agresiva? Pero, ¿dónde está el sentido común?
¿Acaso Rusia manda sus tropas hacia las fronteras de Estados Unidos u otros países? Las bases de la OTAN y la infraestructura militar… ¿quién las está acercando a nuestras fronteras? No somos nosotros. ¿Nos hacen caso? ¿Nos preguntan nuestra opinión? En absoluto. Y siempre nos dan la misma respuesta: “No es asunto suyo. Cada país tiene derecho a elegir su forma de garantizar su seguridad”. Sí, está bien, pero en este caso nosotros también haremos lo mismo. ¿Por qué nos lo van a prohibir?
Por último, y ya hablé de ello en el mensaje al Parlamento, está el escudo antimisiles. ¿Quién ha abandonado de forma unilateral el Tratado, que es, sin lugar a dudas, una de las piedras angulares del sistema de seguridad internacional? ¿Acaso lo hemos hecho nosotros? No. Es Estados Unidos quien lo ha hecho, y lo ha hecho de forma unilateral. Están creando amenazas para nosotros, despliegan elementos del escudo antimisiles en Alaska y también en Europa, en Rumanía y en Polonia, muy cerca de Rusia. ¿Y me quiere decir usted que tenemos una política agresiva? Una pregunta: ¿Queremos o no relaciones de igualdad de derechos? Sí que queremos pero solo a condición de que se respeten nuestros intereses nacionales tanto en materia de seguridad, como de economía.
Estuvimos 19 años o no sé cuántos negociando la adhesión a la OMC, hicimos muchísimas concesiones y siempre partimos de que esos acuerdos eran de hierro. Y después… No voy a hablar ahora de quién es el culpable y quién tiene razón. Sostengo que tenemos razón en la crisis ucraniana, lo he dicho muchas veces y considero que nuestros socios de Occidente no la tienen, pero dejémoslo por ahora.
Rusia ingresó en la OMC, que tiene unas reglas que han sido violadas, al igual que ha sucedido con normas del derecho internacional y de la Carta de la ONU, al imponerse sanciones contra la economía rusa. Se han impuesto de forma unilateral y absolutamente ilegítima. ¿O nos hemos equivocado otra vez? Queremos tener relaciones de normalidad en el ámbito de la seguridad, en la lucha contra el terrorismo, vamos a colaborar en la no proliferación nuclear, a hacer frente a desafíos como el narcotráfico, el crimen organizado o la propagación de enfermedades infecciosas graves como el ébola. Vamos a cooperar en todo eso y en particular en el ámbito económico, si lo quieren nuestros socios.
DMITRI PESKOV: Disculpe, teníamos en aquel sector a la compañía de televisión Mir. Haga el favor.
PREGUNTA: Buenos días, señor presidente. Soy Saída Zharkinova, vengo de Kazajistán, de la compañía de televisión Mir. Tengo una pregunta que va de la integración. A partir del 1 de enero próximo comienza su andadura la Unión Económica Euroasiática, y a la gran troika (Bielorrusia, Kazajistán y Rusia) se le unen Armenia y Kirguistán. ¿Tienen nuestras economías algún motivo para preocuparse ante los indicios de crisis que existen? ¿Y no le parece que este mercado común podría desembocar en una crisis?
VLADÍMIR PUTIN: Mire usted, Kazajistán es, al igual que Rusia, un país productor de gas y petróleo, de ahí que, independientemente de la integración en el marco de la Unión Económica Euroasiática, Kazajistán, de un modo u otro y al igual que Rusia, se enfrenta ahora a una coyuntura económica exterior desfavorable. ¿Somos capaces o no salir de esta situación? Ya he dicho que la vamos a superar inevitablemente y con signo positivo, tanto por el crecimiento de la economía global y de la demanda de los hidrocarburos –que nosotros tenemos y que siempre estarán ahí– porque nuestras economías, sin lugar a dudas, se adaptarán a un precio más bajo.
¿En qué consiste la propuesta que hizo en su día el presidente Nazarbáev y que estamos poniendo en práctica con éxito, desde el punto de vista de la integración? En que es más fácil hacerlo juntos, creando un espacio para la libre circulación de mercancías, mano de obra y capitales. Por supuesto que es más fácil hacerlo juntos. Es más, en los años siguientes a la creación de la Unión Aduanera, nuestro intercambio comercial ha aumentado un 50%. Se trata de un importante índice objetivo, y nosotros vamos a aprovechar también las ventajas que ofrece la integración.
Perdona, Dmitri, hay allí una señorita de Krestianskaya Zhizn que quiere preguntar… No se puede prescindir de los agricultores, máxime teniendo en cuenta los 104 millones de toneladas de cereales que se cosecharán este año. Una vez más, felicidades a nuestros agricultores por su resultado, y muchas gracias.
PREGUNTA (SVETLANA SAMSÓNOVA): Buenos días, soy Svetlana Samsónova del periódico Krestianskaya Zhizn, Volgogrado. Mi pregunta se refiere naturalmente al desarrollo de la agricultura, que es imposible sin resolver el problema de mano de obra. Voy a poner un ejemplo: en la provincia de Volgogrado hay un agricultor, Mijaíl Rótov, y su torneador se jubiló recientemente.
VLADÍMIR PUTIN: ¿Disculpe?
SVETLANA SAMSÓNOVA: Un empleado suyo, un torneador, se jubiló, y lleva mucho tiempo sin poder encontrarle un sustituto. Y eso que ha ofrecido un buen sueldo para una zona rural, alojamiento y alimentación, pero nadie quiere trabajar para él. Es una situación que conocen otros agricultores, sobre todo en la producción de verduras, ya que nadie quiere un empleo así, y los agricultores temen que ya para el año que viene casi no tengan a nadie para trabajar en el campo. Los agricultores creen que este problema de mano de obra es una amenaza para la seguridad alimentaria nacional. ¿Comparte usted esta opinión? ¿Y qué se puede hacer al respecto? ¿Cómo solucionar el problema de mano de obra en la agricultura?
VLADIMIR PUTIN: Por supuesto, comparto la preocupación de los representantes del sector agrario de que en la situación actual no es fácil trabajar, pero, a la vez, no podemos dejar de compartir el optimismo de los que creen que al despejarse el mercado interior para los productores nacionales hay buenas posibilidades complementarias para el desarrollo de la agricultura.
En cuanto a los profesionales del campo, está claro que hay que pensar en ello con tiempo. El Estado lo hace. Esto se refiere tanto a la preparación de los profesionales de nivel medio y alto. Tenemos que aprovechar todos los recursos. Contamos con unos centros de formación profesional de grado medio y superior realmente maravillosos que preparan a los profesionales del campo. Hace poco la Academia de Agricultura pasó a formar parte de la Academia de Ciencias y confío en que esto cree un efecto sinérgico muy positivo para esta importantísima rama de la economía rusa. Además –y justo ayer lo comentamos con el jefe de Gobierno– el Gobierno adoptó la decisión de destinar unos 20.000 millones más en ayudas al sector. El año que viene el total de las distintas subvenciones a la agricultura ascenderá a unos 200.000 millones de rublos y espero que los agricultores lo noten.
Ahora tenemos que procurar que los beneficios obtenidos por la comercialización de la cosecha récord [104 millones] lleguen a los productores agrícolas, que no se queden en algún eslabón intermedio. Y los profesionales, lo dicho, hay que captar los recursos humanos a tiempo. Tomando en consideración que los precios de alimentos aumentan, por razones objetivas y no tan objetivas, y, claro, no es bueno para los consumidores pero para los productores agrícolas es una oportunidad. Espero que todos la aprovechen.
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
© SPUTNIK/ NATALIA SELIVERSTOVA
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
DMITRI PESKOV: La joven que está enfrente del presidente, pásenle el micrófono. Preséntese, por favor.
PREGUNTA: Buenas tardes. Soy Aliona Yevtiakova del canal Gubérniya, la provincia de Vorónezh. Señor presidente, mi región es una de las diez que lideran en la puesta en marcha de las viviendas, el volumen de préstamo hipotecario creció hasta el 60%. ¿Dada la situación económica actual qué pasará con la hipoteca, con los préstamos, con el programa ‘Familia Joven’? Y, si me permite, otra pequeña pregunta, porque no me perdonarán si no la hago, mejor será no regresar a mi ciudad. Cuando me preparaba a esta rueda de prensa interrogué a amigos y conocidos: ¿qué preguntarían a Vladimir Putin? Y  las amigas de mi tía, todas a una, dijeron: ¡Pero si es el soltero más codiciado de Rusia! Sí, sí, ya lleva más de un año soltero. ¿Tiene el presidente tiempo para la vida personal? Si puede, empiece, por favor, por la primera pregunta. Gracias.
VLADIMIR PUTIN: Déles un afectuoso saludo a las amigas de su tía. Les agradezco tanta atención.
En cuanto a la hipoteca, es una cuestión seria, pero muy seria. Desde luego, con el tipo de interés del 17% es muy difícil, si no imposible, cargar con la hipoteca. Debo señalar que en lo que va del año y el año pasado la hipoteca se movió más rápido de lo que esperábamos. Ahora puedo equivocarme en números pero repito que es más de lo previsto. ¿Cuánto era el tipo de interés? Primero el 9,5%, luego el 10%. Pero aun así mucha gente tomaba préstamos hipotecarios.
Es más, a pesar de que el Banco Central aumentó el tipo de interés desde el 5,5% a principios del año, el volumen del préstamo hipotecario no se ha reducido. Porque los bancos comerciales, por extraño que parezca, no han aumentado los créditos hipotecarios, han estado aguantando. Confío en que ahora los bancos no se apresuren a revisar los tipos de interés de las hipotecas. ¿Por qué? Porque es importante para la gente, para alcanzar el objetivo social de poner al alcance las viviendas, para la economía también, porque entre el 30% y el 35% del volumen de financiación de una hipoteca se destina directamente al sector de la construcción que estimula el desarrollo de muchas industrias.
Pero en cualquier caso, aun si el tipo de interés se mantiene un tiempo en el nivel actual, el Gobierno y el Banco Central deberán, sin duda alguna, pensar en diseñar herramientas de apoyo a los afectados por la hipoteca, tanto la especial –me refiero a los jóvenes profesionales, científicos, familias jóvenes, militares– como la general.
¿Qué opciones hay? Muy diversas. Pero consisten siempre en subvencionar. No podremos inventar nada nuevo aquí. Y es muy importante y posible conservar a flote este segmento tan relevante para la gente y la economía. ¿Por qué digo que es posible? Hemos estado hablando y ahora lo acabo de mencionar otra vez: el tipo de interés fue aumentado para mantener la estabilidad macroeconómica en el país. Y es correcto porque la estabilidad macroeconómica contribuirá a mantener una economía sana. Precisamente esto me permite afirmar con optimismo que con una economía sana tarde o temprano volveremos al terreno positivo. Pero el Banco de Rusia, al subir bruscamente el tipo de interés, conservó, lo quiero destacar, el tipo de interés para la pequeña y mediana empresa del 6,5% y para el resto de negocios, para la financiación de proyectos, el 9%.
Lo malo es que el Gobierno hasta ahora no ha propuesto ningún proyecto. Pero el mecanismo debe funcionar de esta manera, se lo voy a recordar a usted y a todos los empresarios. Si uno tiene un buen proyecto, económicamente viable, rentable y estable, tiene que acudir al banco comercial, el banco tiene que someterlo a consideración de la comisión gubernamental y si considera que realmente es un proyecto eficaz y viable el banco obtiene liquidez correspondiente del Banco Central con el tipo de interés del 6,5% o 9%. Esto se mantiene para las empresas pequeñas y medianas y en la financiación de proyectos. Entonces, se podría hacer algo similar para los afectados por la hipoteca.
En cuanto a su tía, ya le he dado recuerdos. Todo está bien, no se preocupen. Un amigo europeo, un gran dirigente, me preguntó el año pasado, después de todos aquellos sucesos: “¿Tienes amor?" Le digo: "¿En qué sentido?" "¿Estás enamorado?" Digo: "Pues, sí". "¿Y a ti, te ama alguien?" Digo: "Sí". Habría pensado que me había convertido en un autómata. Él dijo: "Excelente", y se tomó un vodka. Todo va bien, no se preocupen.
Sí, y la relación que tengo con (mi exesposa) Liudmila Alexándrovna es muy buena y de amistad, nos vemos periódicamente. Sin hablar ya de las hijas, es algo que se sobreentiende, aunque no las veo tan a menudo como quisiera, pero… Todo va bien.
DMITRI PESKOV: ¿Damos la palabra a los periodistas de Georgia, tal vez?
VLADÍMIR PUTIN: Ahora mismo, un segundo, que hay un señor turco que quería preguntar… Y luego los georgianos, ¿vale? De todas formas al lado…
DMITRI PESKOV: Hable al micrófono, por favor.
PREGUNTA (VLADÍMIR MAMÁTOV): Vladímir Vladímirovich, buenos días. Vladímir Mamátov, diario Reportior, ciudad de Kirov, conocido también bajo su nombre antiguo de Viatka.
VLADÍMIR PUTIN: ¿Pero usted no es de Turquía?
VLADÍMIR MAMÁTOV: Ya, qué se le va a hacer, así son las cosas… Gracias por aplaudir. Después de tantas cuestiones macroeconómicas globales, y señoras, y todo lo demás, tengo una preguntita de poca monta. En lo que se refiere a la agricultura, han hecho una pregunta sobre un torneador, pero me ha gustado. También es de poca importancia, pero muy de la vida real. Tenemos una situación similar en la provincia, donde se produce el kvas de Viatka.
DMITRI PESKOV: ¿Kvas?
VLADÍMIR MAMÁTOV: El kvas de Viatka.
VLADÍMIR PUTIN: Me da la impresión que ya se ha tomado usted una copita de kvas durante el desayuno…
VLADÍMIR MAMÁTOV: Vladímir Vladímirovich, quería ofrecerle (el kvas) a usted, pero los guardias de seguridad no me han dejado traérselo.
VLADÍMIR PUTIN: ¿Sabe lo que dicen a veces? Me traen algo, como regalo, y ellos me dicen: Vladímir Vladímirovich, ¿se lo va a comer y beber usted mismo, o tenemos que hacer una cata nosotros?
VLADÍMIR MAMÁTOV: No tienen un catador especial. Está bien, mi pregunta es la siguiente: nosotros producimos mucho kvas, lo hacemos muy bueno y desde hace mucho tiempo.
VLADÍMIR PUTIN: Ya lo veo.
VLADÍMIR MAMÁTOV: Pero el problema es que no lo compra ni Auchan, ni las principales cadenas comerciales, y eso que le ganamos fácilmente en sabor y precio a Coca-Cola o Pepsi. ¿Qué hacemos con el kvas de Viatka y las cadenas comerciales? ¿Podemos entrar allí de alguna forma o no?
VLADÍMIR PUTIN: Sabe usted, bromas aparte, es muy buena la pregunta. No sé hasta qué punto son nocivas las bebidas como la Coca-Cola, pero muchos expertos dicen que lo son, especialmente para los niños. No quiero meterme con la Coca-Cola, allá ellos, que se preocupen allí, pero es cierto que tenemos nuestros refrescos nacionales no alcohólicos como el kvas. Y el suyo no es alcohólico, ¿no? Y, por cierto, nuestra agua es excelente. Hay que promover todo esto, indudablemente. No podemos echar del mercado ni crear condiciones de trabajo desfavorables para los inversores que han venido, se han puesto a trabajar y han ocupado una franja de mercado, no podemos hacerlo. Pero sí podemos ayudar, y nos vamos a esforzar por hacerlo, a recuperar el mercado nacional ruso al que ustedes tienen derecho. Es un proceso difícil, pero intentaremos ayudarlos. ¿Les parece si le damos finalmente la palabra al periodista turco?
PREGUNTA (FUAD SAFAROV): Fuad Safarov, agencia de noticias turca Cihan. Estimado Vladímir Vladímirovich, usted ha viajado recientemente a Turquía en visita oficial. Lo curioso es que los burócratas europeos han seguido su ejemplo y también han visitado Turquía…
DMITRI PESKOV: ¿Cómo dice?
FUAD SAFAROV: Los burócratas europeos. Todo parece indicar que querían convencer a Turquía de que se uniera a las sanciones contra Rusia.
VLADÍMIR PUTIN: Así es.
FUAD SAFAROV: ¿Podría usted comentarlo? ¿Y cómo ve el futuro de las relaciones entre los dos países? Una pregunta más. La no reconocida República del Norte de Chipre que lleva 40 años sometida a sanciones europeas. Espera de Rusia como potencia que ayude a resolver la cuestión chipriota. Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: Empecemos por lo último. En lo que respecta a Chipre en general, tanto el Norte como la República de Chipre en el sur, usted sabe que Rusia intenta mantener una posición equilibrada y llevar el asunto a una solución que sea aceptable tanto para el Norte, como el Sur de la isla, tanto la parte turca, como la griega.
Tenemos unas relaciones muy buenas con Turquía, y eso se extiende, de un modo u otro, al Norte de Chipre. Sin hablar ya de Grecia, país con el que tenemos una relación especial y en particular compartimos la religión. Se trata de un asunto concreto y absolutamente local, pero muy importante para la gente. Seguiremos apostando, como hasta ahora, por una solución equilibrada sin imposiciones desde el exterior (y eso es algo muy importante), a fin de que la gente llegue a un acuerdo entre ellos mismos. Porque siempre que hay una injerencia o imposición desde fuera, los acuerdos no son duraderos. Pero hay cierto optimismo, que a veces es mayor o menor. Existen contactos y se produce una liberalización y relajaciones en la frontera. Y se debe seguir avanzando en esta dirección.
En cuanto a los intentos de convencer a Turquía de que se una a las sanciones, lo tuve claro. Cuando estuve allí, le dije al señor Erdogan: "Puede que haya cosas que no debamos decir ahora en público, para no mostrarle el trapo rojo al toro, o mañana mismo está aquí". El señor Erdogan, que es un tipo fuerte, pudo no hacerlo. Yo le decía: "No hagamos públicas ciertas cosas". Pero se lo pensó y dijo: "No, lo haremos". Es una decisión de nuestros socios turcos. Me dijo: "No tenemos nada que ocultar. No vamos a robar ni quitarle nada a nadie, estamos decidiendo nuestra relación bilateral".
Sabe usted, nuestra historia ha tenido muchos episodios trágicos, dramáticos y también muchos buenos en los tiempos de Ataturk. Y me gustaría decir al respecto que en Europa también ha habido momentos difíciles entre diferentes países y naciones.
Creo que un ejemplo muy bueno de cooperación y construcción de relaciones en el contexto actual es el que nos dan Alemania y Francia, dos países que se han enfrentado en muchas guerras. La Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, el año 1870… Pero en la actualidad pertenecen a una misma unión y colaboran muy eficientemente. Debemos aprender de los buenos ejemplos. Compartimos con Turquía muchísimos intereses regionales. Es más, sin una participación activa de Turquía es imposible resolver varios problemas de la región. Es por ello que tenemos el interés por desarrollar las relaciones y lo vamos a hacer.
DMITRI PESKOV: Y la periodista georgiana…
VLADÍMIR PUTIN: Un segundo. Ya que hemos empezado con periodistas extranjeros… Xinhua. No podemos dejar de lado a Xinhua. Son 1.300 millones de personas las que viven en China.
PREGUNTA: Gracias. Fan Waygo, Agencia de Noticias Xinhua, China. Señor presidente, ¿cómo evalúa el desarrollo de las relaciones ruso-chinas durante el 2014 y las perspectivas para el año que viene? Sabemos que el próximo año la ciudad rusa de Ufá acogerá las cumbres de BRICS y la OCS (Organización de Cooperación de Shanghái). ¿Cómo evalúa la cooperación de Rusia y China en estas estructuras? Muchas gracias.
VLADIMIR PUTIN: Empezaré por el final. Debo decir que la OCS, y lo sabemos muy bien, se creó después de la desintegración de la URSS para solucionar asuntos fronterizos entre China y las antiguas repúblicas soviéticas. Y en esta parte funcionó con mucha eficacia y cumplió su misión. Menos mal que no tuvimos ningún conflicto ni controversia. Sí hubo muchos asuntos que tratar y fueron solucionados partiendo de los intereses de China y los demás miembros de la OCS, incluida Rusia. Pero esta organización ha rebasado los límites de las tareas para las que fue creada. ¿Por qué? Porque demostró su viabilidad. No habría pasado si la comunidad internacional y los propios países miembros de la OCS no se hubieran dado cuenta de que estaban interesados en seguir trabajando juntos. Actualmente Irán, Pakistán, la India y otros países que tienen el estatus de observadores se muestran interesados por un trabajo conjunto en el marco de la OCS. La India y Pakistán ya han pedido adherirse a la Organización de Cooperación de Shanghái como miembros permanentes y ahora estamos estudiando esta cuestión.
Esto influye, por supuesto, en las relaciones entre la Federación Rusa y la República Popular China. Sabemos de sobra que China, como país, es uno de los mayores socios comerciales de Rusia, con un volumen de intercambio que asciende a casi unos 90.000 millones de dólares que sigue creciendo a pesar de todas las dificultades en la economía mundial. Y seguirá creciendo, no lo dudo. Nuestro objetivo principal es la diversificación de los vínculos económicos y comerciales. Y en este aspecto también estamos avanzando. Me refiero a que prestamos cada vez más atención a modificar la estructura del comercio dando preferencia a los productos de alta tecnología. Como saben, construimos centrales nucleares y lo seguiremos haciendo si China está interesada. Trabajamos juntos en programas espaciales, en la industria aeronáutica construyendo aviones y diseñando nuevos helicópteros pesados. Colaboramos en muchos más ámbitos nuevos y prometedores y lo más importante es que tenemos muchos intereses en común en el escenario internacional, en particular en lo que se refiere a la estabilización de la situación en el mundo.
Cooperamos estrechamente en la ONU y el Consejo de Seguridad. Y la cooperación de China y Rusia en este marco es, sin lugar a dudas, uno de los elementos clave que estabilizan la situación actual en el mundo.
Financial Times, por favor.
Courtney Weaver hace una pregunta a Vladímir Putin
© SPUTNIK/ NATALIA SELIVERSTOVA
Courtney Weaver hace una pregunta a Vladímir Putin
PREGUNTA (COURTNEY WEAVER): Buenos días. Courtney Weaver, Financial Times. Tengo una pregunta sobre Yevtushénkov. Ayer salió en libertad. Si hay una demanda real en su contra, una causa penal, ¿por qué ha salido en libertad inmediatamente después de entregar la empresa Bashneft al Estado? Eso significa que en Rusia en torno a los negocios… ¿Es un indicio de que las reglas del juego están cambiando ahora en Rusia?
VLADÍMIR PUTIN: ¿Cómo ha dicho? Repítalo. ¿Un indicio de que?
COURTNEY WEAVER: De que las reglas del juego para los empresarios en Rusia están cambiando y podría haber una revisión de las privatizaciones.
VLADÍMIR PUTIN: Entendido. El caso Bashneft no tiene nada que ver con la revisión de los resultados de la privatización. ¿Por qué? Porque el juez no ha cuestionado la legalidad de la privatización. Lo que se ha puesto en tela de juicio es el traspaso de la propiedad de la Federación de Rusia a una región, y no la privatización. Reitero que el caso no tiene nada que ver con la privatización. Lo único de lo que es sospechoso el señor Yevtushénkov es de que, según los instructores del Comité de Investigación, siendo consciente del alto precio de este activo que ya era propiedad de un sujeto de la Federación –y, según estimaciones preliminares del Comité de Investigación, ese precio era de entre unos 5.000 y 7.000 millones de dólares– lo comprara por 2.000 millones. Y no es que lo haya comprado por un precio rebajado, sino que supuestamente ayudó así a los propietarios ilegítimos, según opina la investigación (después de una serie de iteraciones el activo se convirtió finalmente en una propiedad privada y ni siquiera en una propiedad de la República de Baskortostán), a legalizar y blanquear dinero, pero la investigación no ha probado este hecho. Es decir que en este punto ha quedado libre de cargos.
Y en cuanto al traspaso de la propiedad de Sistema al Estado, no tiene que ver con la privatización, lo repito, sino con el traspaso irregular, según el juez, del patrimonio federal al patrimonio regional. Eso es todo. Espero que Sistema, una empresa que ha hecho mucho para el desarrollo de las tecnologías en microelectrónica y trabaja activamente en otros campos además del energético, no solo recupere posiciones en la bolsa. Voy a hablar de ello, quiero reunirme con nuestros principales empresarios antes de final de año, lo hago periódicamente, y el señor Yevtushénkov también está invitado a la reunión.
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
© SPUTNIK/ MIKHAIL KLIMENTIEV
Rueda de prensa anual de Vladímir Putin
DMITRI PESKOV: Vladímir Vladímirovich, ¿y si damos la palabra finalmente a Georgia? Lo hemos prometido.
VLADÍMIR PUTIN: Sí, por favor. Adelante.
PREGUNTA (TAMARA GOTSIRIDZE): Había pensado ya que no quería contestar.
VLADÍMIR PUTIN: No es así.
TAMARA GOTSIRIDZE: Compañía de televisión georgiana Maestro, Tamara Gotsiridze. ¿Cuál es el futuro de las relaciones ruso-georgianas? ¿Vuelven a pensar en Rusia que Georgia es un caso perdido? ¿O que las relaciones pueden llevarse a un nuevo nivel, puesto que Georgia últimamente avanza más en su relación con la Unión Europea y la OTAN que con Rusia? Y si ha llegado ya la hora de que se reúnan los Jefes de Estado. ¿Hasta qué grado ha madurado ya la necesidad de convocar un encuentro entre los presidentes de Rusia y Georgia? ¿Hay un motivo para esto y temas a abordar? Y lo último: ¿qué papel puede desempeñar Rusia en el arreglo de conflictos? Quisiera precisar que, después de que Rusia reconociese dos territorios de Georgia y desplegase sus tropas allí, el conflicto sigue sin arreglarse. ¿Qué puede proponer Rusia en este ámbito?
VLADÍMIR PUTIN: Sabe usted, igual que en el caso del sureste de Ucrania, este asunto consiste en la necesidad de encontrar fórmulas de compromiso con la gente que vive en los respectivos territorios. En su momento, traté de persuadir a Mijaíl Saakashvili que ahora se encuentra en fuga y no es nuestra culpa, a propósito. Espero que nadie nos sospeche de estar responsables que las actuales autoridades georgianas le hacen correr por el mundo como a un apestado. No es por nuestra iniciativa, no tenemos nada que ver con esto. Y ni siquiera le conceden un permiso de trabajo en EEUU, hasta donde sé.
Pero en su tiempo, traté de persuadirlo. “Mijaíl Nikoláevich, no debe hacerlo, no inicie acciones de combate en ningún caso. No, no, en ningún caso”, decía yo. Pero él las inició. El resultado es conocido. Es difícil salir ahora de… Entiendo que es un dolor de Georgia, del pueblo georgiano, es una herida sangrante. Pero lo que pasó en 1919 todos lo saben también. En aquel año la región vivió tiempos muy difíciles, cuando tras la desintegración del Imperio Ruso, Georgia anunció la creación del Estado independiente y Abjasia declaró que quería quedarse en el seno de Rusia.
Sucedió lo mismo: la misma operación punitiva y acciones de combate. Esto no se olvida. Entiende usted, no lo hemos inventado. Se nos acusa constantemente de todos los pecados mortales, de provocaciones. No provocamos nada. Así sucedió, es necesario buscar fórmulas de compromiso con esta gente. Y estamos dispuestos a contribuir a esto.
Pero después de que se desatendiesen ante estas advertencias, se iniciaron acciones de combate y Rusia sí que reconoció la independencia de estas repúblicas. Se debe partir de la realidad. ¿Se puede hacer algo en esta coyuntura? Le diré francamente, es muy difícil. Pero en la primera etapa, es necesario al menos mejorar las relaciones, establecer contactos directos. El diálogo debería ser político y no hay que rechazarlo de inmediato. Si se logra hacerlo, vamos a contribuir a este proceso. Pero no puedo decir ahora, cuál sería su resultado.
¿Qué más? El encuentro. Sabe Usted, tenemos muy pocos contactos en Georgia, desgraciadamente. Casi no los tenemos, podría decir. Pero vemos que allí no cesa la lucha política. Hicimos lo que nos habían pedido en su tiempo: liberalizar el suministro de productos georgianos al mercado ruso. Lo hicimos en respuesta a la decisión de Georgia de no impedir la adhesión de Rusia a la Organización Mundial de Comercio, pese a nuestras discrepancias políticas. Éste fue un buen gesto por parte de las autoridades georgianas y respondemos a este gesto abriendo nuestro mercado. Estamos dispuestos a seguir en esta dirección. Si las autoridades georgianas consideran posible, estaremos contentos de recibir en Moscú a cualquier representante del poder de Georgia, tanto al presidente como al primer ministro.
DMITRI PESKOV: Vladímir Vladímirovich, escuchemos a colegas de Chechenia, porque se ha abordado el tema checheno… Sí, haga el favor.
PREGUNTA (ALVI KARÍMOV): ¡Buenos días, Vladímir Vladímirovich! 
Alvi Karímov, portavoz del presidente de la República de Chechenia, presentador de televisión, autor del programa Diálogos, en el que participó usted, algo que le agradezco mucho.
Tengo la siguiente pregunta. Se puede entender las sanciones y la hostilidad manifestada por una serie de países respecto a Rusia. Pero da pena que los pueblos eslavos que siempre se consideraban nuestros amigos se hayan adherido a esto.
En vista a eso, quisiera saber su opinión: ¿sigue siendo posible que los pueblos eslavos –Serbia, Polonia, la República Checa, Bulgaria, Rusia, etc.– formasen alguna unión amistosa si no estatal y que sus posturas en la arena internacional fuesen afines, como en caso de los países de habla inglesa? Y la segunda pregunta: quisiera decir que la señora Sobchak tergiversa los hechos. Ramzán Kadírov nunca ha infringido la Constitución y nunca permitirá que ésta sea infringida en el territorio de Chechenia.
KSENIA SOBCHAK: …la declaración.
ALVI KARÍMOV: He callado cuando…
DMITRI PESKOV: Ksenia, no se le ha impedido hacer la pregunta.
ALVI KARÍMOV: He callado cuando usted mintió desvergonzadamente.
KSENIA SOBCHAK: Puedo probar mis palabras…
DMITRI PESKOV: Ksenia, no se le ha impedido hacer la pregunta.
ALVI KARÍMOV: Quisiera hacer la siguiente pregunta. Cuando la vida de inocentes como efectivos de la policía de tráfico, maestros o periodistas se pone en peligro, cuando mueren tus compañeros, cuando cuatro hijas pequeñas de un efectivo de la policía de tráfico que simplemente hacía su servicio quedan huérfanas –dos de ellas sufren parálisis cerebral– y su esposa está embarazada… Y cuando el presidente de la república sabe a ciencia cierta que determinadas familias mantuvieron contactos con guerrilleros y no son guerrilleros, sino terroristas, porque los guerrilleros no existen ya. Cuando se pedía a estas familias que contribuyeran al regreso de estas personas, no lo hicieron. Les llamaron al bosque para preguntar cómo dormía su hijo, si no tenía frío, etc. Y el presidente de la república dice que esto se califica, según la ley, como ‘complicidad con el terrorismo’. Y cuando dice que se debe hacer responsables a estas personas… ¿Qué piensa usted: hay que aplicar contra los terroristas todas las fuerzas y capacidades disponibles para no poner bajo amenaza la vida de miles de personas? En este caso, si no se hubiesen aplicado las medidas tendríamos 500.000 o más víctimas. Perdone que me haya emocionado. ¡Gracias!
VLADÍMIR PUTIN: En cuanto a las víctimas y las familias de los fallecidos, estoy seguro de que Ramzán no dejaría en desgracia y pobreza a las familias de sus compañeros. Si es necesario, les ayudaremos también. Es lo primero. Segundo. En cuanto a la complicidad, se debe cargar con la responsabilidad a todos los cómplices, pero evidentemente, en el marco de la legislación vigente, en el marco de la ley vigente. Mientras, lo que hubo allí en realidad, repito, se pondrá de relieve en el curso de la investigación preliminar. Y está claro que se debe luchar contra el terrorismo por todas partes, incluidos sus cómplices. Pero repito, tan solo en el marco de la ley vigente.
En cuanto a los países eslavos, sabéis que todos están en una difícil situación económica y, debido a eso, dependen mucho de la presión. Ve usted que esta presión está vinculada evidentemente con la coyuntura económica externa, pero parcialmente con las sanciones ejerce una influencia en nosotros también, y su influencia en países pequeños es mucho más fuerte. Son muy dependientes, por eso su soberanía se somete a grandes pruebas. Mientras, estoy seguro y sé que el propio pueblo conservará la inclinación hacia la unidad cultural y espiritual si no política y es imposible destruirla.
DMITRI PESKOV: Escuchemos a la radio Avtoradio que es participante del equipo de periodistas acreditados ante el Kremlin desde hace mucho también.
PREGUNTA (NATALIA SELDEMÍROVA): ¡Buenos días! Natalia Seldemírova, Avtoradio. Represento una radio automovilística y abordaré los respectivos temas. Lo primero que quisiera preguntar es que cuando se impusieron las sanciones se difundieron rumores de que se introduciría un embargo a la importación de coches extranjeros a Rusia. Ahora esto pasó automáticamente, no se los prohibió, sino se los dejó de importar debido a las fluctuaciones en la cotización de divisas. Pero en teoría… ¿Es posible esto: el embargo a la importación de vehículos extranjeros? Y lo segundo. No por casualidad llevo este cocodrilo Guena conmigo. 
Creo que no lo sabe usted, pero el servicio de la retirada de coches tiene apodo de cocodrilos. Este es simpático, pero la realidad es más grave. Se lo tragan todo. La gente simplemente no puede pagar tales multas. A veces son infundadas. Si uno aparca su coche cerca de su casa lo pueden retirar por la noche. Esto pasa actualmente en Moscú. Se podría imponer simplemente la multa de 3.000 rublos por aparcar mal el coche, pero no se limita a esto, se retira el coche y se debe pagar adicionalmente por eso. Al día siguiente, uno debe rodar por toda la ciudad. Es un negocio de muchos millones, eso es evidente a todos. ¿Qué le parece, son justas tales cosas, teniendo en consideración la actual situación económica?
VLADÍMIR PUTIN: ¿De qué se trata en la primera parte?
NATALIA SELDEMÍROVA: Sobre los coches extranjeros.
VLADÍMIR PUTIN: En cuanto a los coches extranjeros, en realidad, cuando nos enfrentamos con la arbitrariedad de unas sanciones ilegales, nuestro Gobierno empezó a pensar sobre una posible respuesta. Y una de las posibilidades fue prohibir la importación a Rusia de coches tanto nuevos como viejos. ¿Por qué? Porque todas las marcas mundiales ya se fabrican en Rusia. Ya se fabrican. Y el embargo a la importación de vehículos sin duda alguna apoyaría su fabricación, ante todo, y, además, sería una medida dura para la economía de los países que imponen sanciones.
Pero tiene razón, sin lugar a dudas. Con el tipo de cambio actual eso no tiene ningún sentido desde el punto de vista económico, porque la cotización ha acabado poniendo las cosas en su sitio. También apoyaremos a aquellos productores, los extranjeros incluidos, que vengan a Rusia y acepten las condiciones.
En cuanto a las grúas que retiran los coches mal aparcados… No está nada bien excederse, ¿me entiende? Además de los conductores, están los peatones, que se enfadan por no poder pasar a pie, no digo en coche, por algunos sitios del centro de Moscú. Y las autoridades de la capital rusa, como se haría en cualquier otra ciudad, se han visto obligadas a poner orden. Pero, repito, todo debe mantenerse dentro de los límites razonables y de las normas establecidas públicamente o, por lo menos, puestas en común con la sociedad. Han de someterse a debates de organismos sociales, de la sucursal rusa del Frente Popular de Rusia, de la Cámara Pública, discutirse por los diputados. Tras su puesta en común, deben ser respetadas por todos por los que forman parte del tráfico y por las autoridades urbanas. Ni las multas ni las prohibiciones deben ser excesivas, sino corresponder con el nivel de ingresos del infractor. No le sabría decir, de qué cantidad estamos hablando, pero espero que sea razonable.
Dmitri Peskov, portavoz del presidente Vladímir Putin
© SPUTNIK/ MIKHAIL KLIMENTIEV
Dmitri Peskov, portavoz del presidente Vladímir Putin
DMITRI PESKOV: ¿Por aquel lado, a lo mejor? Allí hay imagen de un zar pegada a una revista.
VLADÍMIR PUTIN: Lo siento, pero aquí pone Kaliningrado. Le parece que escuchemos esta pregunta, es una región de Rusia muy importante también.
PREGUNTA (ELENA NESMÁCHNAYA): Buenos días, Vladímir Vladímirovich. Gracias, por concederme la posibilidad de hacer la pregunta. Mi nombre es Elena Nesmáchnaya, represento a la provincia de Kaliningrado. Todos saben que vivimos separados del territorio nacional y con frecuencia hablamos de “la gran Rusia y nosotros”. Por desgracia, así son las cosas. Estamos rodeados de amigos, por lo menos, eso creemos. Los visitamos a menudo, pero también a menudo recibimos las noticias de que la OTAN está reforzando su presencia allí, que buscan defenderse de nosotros, se escribe que los queremos agredir. Pero mi pregunta está relacionada con otro asunto…
VLADÍMIR PUTIN: ¿Y Usted tiene esta intención?
ELENA NESMÁCHNAYA: Es lo que le quería preguntar.
VLADÍMIR PUTIN: Tranquila.
ELENA NESMÁCHNAYA: No, mi pregunta tiene que ver con otro asunto. ¿Será reforzada la presencia militar rusa en la provincia de Kaliningrado? Y, si se puede, me gustaría hacer otra pregunta: ¿Qué pasará con la obra de construcción de la central nuclear del Báltico? Es un tema que preocupa mucho a la gente.
VLADÍMIR PUTIN: La construcción de la central nuclear del Báltico sigue el plan previsto, según se me informa. Tenemos una agencia muy eficaz, Rosatom, y todas las tecnologías que se usan dentro del país y también fuera de sus fronteras son las llamadas “tecnologías post-Fukushima”, es decir, ofrecen un nivel elevado de seguridad. Creo que nadie de la competencia usa este tipo de tecnologías.
Y en cuanto a su primera pregunta: sé que a nivel regional las relaciones son realmente de buena amistad, sin temor a exageración. Los dirigentes de la región, de las alcaldías y de la provincia de Kaliningrado en numerosas ocasiones han subrayado su interés en mejorar las mencionadas relaciones, sobre todo las fronterizas. Vienen a Kaliningrado muchos polacos, alemanes y los habitantes de Kaliningrado les hacen visitas. Creo que es necesario dejar aparte las fobias y fomentar la cooperación.
Por allí veo el cartelito de “veteranos”. Es necesario conceder la palabra a quienes quieran hablar del tema. Adelante, por favor.
PREGUNTA: Buenos días, Vladímir Vladímirovich, soy Alexéi Ivanov de la provincia de Vólogda. Estimado Señor Presidente, el año que viene se cumplirán los 70 años desde la victoria de nuestro país en la Gran Guerra Patria. Los veteranos le están profundamente agradecidos por haber mejorado las condiciones de vida de quienes lo necesitaban. Pero existen veteranos que no combatieron en el frente, son llamados “trabajadores de la retaguardia”. Hicieron una aportación enorme y valiosísima en la causa común, en aquella gloriosa victoria. ¿No tienen intención usted y el Gobierno del país de mejorar las condiciones de vida de estas personas? Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: Siempre hemos partido de que aquellas personas que trabajaron en la retaguardia merecían especial atención por parte del Estado. Conozco muy bien el tema, del que me está hablando. Pero, repito, al tomar nosotros la decisión, yo personalmente la tomé, sobre concesión prioritaria de vivienda a los veteranos de la Gran Guerra Patria, teníamos una cifra muy concreta. Eran varias decenas de miles de personas. Y cuando empezamos a poner en práctica esta iniciativa, nos dimos cuenta de que había cientos de miles de personas y su número seguía creciendo. Por lo tanto, deberíamos concluir primero lo que teníamos previsto para los veteranos de la Gran Guerra Patria. Por supuesto, hemos de pensar cómo podemos ayudar a aquellas personas, cuya labor en la retaguardia ayudó al país a ganar la Guerra. Verdad es que, antes de anunciar algo en público, es necesario calcular cada paso, sobre todo, en la situación actual.
Por allí veo un cartel rojo, aquella chica que está sentada aparentemente sin esperanza alguna de que le dejen hacer la pregunta. Usted, por favor, sí, revista Sobesédnik.
PREGUNTA: Buenos días, gracias por concederme esta posibilidad, mi nombre el Liana Nalbandián, periodista de la revista Sobesédnik. Este año, todos subrayan los índices récord de su popularidad. Recientemente una de las empresas encuestadoras llevó a cabo un sondeo de la opinión pública. Se le nombró persona del año entre los políticos. Otros candidatos han reunido entre un 2% y un 4%, de modo que la diferencia de ranking es abismal. ¿No se siente incómodo por este liderazgo tan marcado que significa su soledad en el campo político? Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: No me aburro, así que no se preocupe. Y además lo he comentado muchas veces: son cosas que cambian y hay que verlas con seriedad, no sé si me explico. ¿Qué es lo que entiendo bajo una actitud seria? Hay que trabajar duro, en vez de pensar cómo mantener el ranking. En cuanto comienzas a pensar en el ránking, empieza a caer, el trabajo acaba dominado por las apariencias.
Hasta la fecha, no me ha fallado este estilo de trabajo. Espero mantenerlo en el futuro y espero que también dé resultados positivos, no para anotarlo en el papel, sino principalmente para que repercuta en la vida del país, para que la gente viva mejor. Es el objetivo que se debe perseguir. Por favor, la señorita con el pañuelo.
PREGUNTA (EKATERINA VINOKÚROVA): Gracias, si no, me matarían los jefes.
VLADÍMIR PUTIN: Vaya medios de comunicación libres que tenemos.
EKATERINA VINOKÚROVA: Vladímir Vladímirovich, me gustaría continuar con el tema que han planteado mis colegas, el tema de la “quinta columna”, de los enemigos de Rusia, y preguntarle si considera usted como enemigos de Rusia a ciertos colectivos, exactamente a aquellos directivos de empresas públicas que primero piden préstamos billonarios de fondos públicos, después hacen compras millonarias de iPhones, luego emiten bonos y no se olvidan de adjudicarse premios millonarios. A aquellos funcionarios, incluso de su entorno más próximo, que viven en verdaderos palacios, en un momento en el que a nuestras ancianas apenas les da para el pan. A aquellas personas que dirigen canales de televisión públicos, hacen reportajes sobre niños crucificados, que contribuyen a la creación de una imagen negativa de Rusia en Occidente y dañan su propia imagen, dificultan las negociaciones y siembran la discordia. A aquellos políticos que en estos meses de grave tensión para todos nosotros –y creo que para usted también– han estado llamando a que Rusia libre una guerra, cometiendo de facto un delito penal. A aquellos uniformados que han mostrado una indiferencia absoluta ante ello, pero en cambio han desplegado todo un destacamento de instructores para investigar el presunto robo de un cuadro por parte de partidarios de Navalni, mientras el autor de la pintura dice que no hubo robo… Lo cual, una vez más, sólo perjudica la imagen de Rusia en Occidente y agrava nuestra situación actual. Y por último, ¿Vladímir Vladímirovich, qué sueldo anual percibe Ígor Ivánovich Sechin? Muchísimas gracias.
VLADÍMIR PUTIN: A ver, desconozco el sueldo de Sechin. Francamente, tampoco me doy cuenta del sueldo que cobro, lo ingreso en cuenta una vez que lo recibo. En cuanto a Sechin, lo desconozco, de verdad. Me consta por supuesto que los empleados de grandes empresas rusas cobran muy buenos salarios. Pero no debemos comparar su nivel de ingresos con el salario medio en el país (aunque es algo a tener en cuenta siempre), sino con lo que cobran sus colegas en corporaciones similares en el resto del mundo. Porque hoy es Sechin quien trabaja, y mañana es posible que invitemos a un profesional extranjero. Pero para invitar a ese profesional…
No quiero que parezca que vayamos a despedir a Sechin, que seguirá trabajando. Por cierto que lo hace de forma bastante correcta y sumamente eficaz, ha resultado ser un gerente eficiente. Pero no se trata de él, sino de que podemos invitar para algunas de nuestras compañías a profesionales extranjeros, pero no podemos pagarles un sueldo y a los empleados rusos otro distinto. En eso hay que hacer una comparación general en el sector a nivel global. Me disculpa pero este tipo de populismo está fuera de lugar.
Pero al mismo tiempo, por supuesto, hay que respetar elementos de la justicia social. Y en lo que pueden manifestarse es en los denominados "paracaídas de oro", sin lugar a dudas. Estoy de acuerdo con los diputados de la Duma de Estado y con el Gobierno en que hay que depurar estos paracaídas. No solo lo hacemos nosotros, también lo hacen en otros países. Y es necesario seguir haciéndolo en el futuro.
Y ahora, en lo que se refiere a los funcionarios de mi entorno más próximo: en mi entorno más próximo no hay funcionarios. Son todos compañeros de trabajo. Existe una función pública que es casi imposible llevar a cabo si te acercas a alguien en exceso. Lo entendí hace mucho y por eso intento guardar distancias con todos, tratando al mismo tiempo a la gente de forma correcta y teniendo presentes las responsabilidades que tienen que afrontar. Por supuesto, podría pasar el día exigiéndoles cosas a los funcionarios, pero no olvidemos que de lo eficiente que es su trabajo depende la vida de millones de nuestros ciudadanos, su bienestar económico y social.
¿Existen algunas actitudes demasiado inflexibles? Seguramente, parece inevitable. Es un tema que ha de ser minuciosamente controlado y a ese respecto la mejor opción es dejarlo bajo la vigilancia de los medios de comunicación. Sería muy útil también para las relaciones con la oposición. Acaba de mencionar a algunas de estas personas. Cada uno de ellos tiene derecho a tener su opinión, a expresar libremente su postura, pero, y me gustaría subrayarlo, sin salirse del marco de la legislación vigente, sin alborotar al país ni declararse en posesión de la verdad.
Procedamos con Irán.
PREGUNTA (RADZHAB SAFÁROV): Mi nombre es Radzhab Safárov de la revista Delovói Irán. Vladímir Vladímirovich, hace exactamente un año, en esta misma sala anunció que “Irán es uno de los aliados prioritarios de Rusia”. Es una cita directa.
VLADÍMIR PUTIN: Gracias por la confianza.
RADZHAB SAFÁROV: Dijo también “estamos dispuestos a fomentar las relaciones bilaterales, es nuestra elección consciente”. Pero pasó un año, el intercambio comercial no hizo sino disminuir, no hubo contactos especiales que pudieran promover acuerdos importantes y concretos. Nadie invita a Irán a la Organización de Cooperación de Shanghái ni a la Comunidad euroasiática. Tampoco participa en las discusiones de importantes problemas en el campo de la energía. El contrato en la esfera del petróleo que se firmó a principios del año en curso no se puso en práctica. Los volúmenes del intercambio comercial registrados este año son un 0,5% inferiores a los volúmenes que tiene Rusia con otros países. Parece paradójico que nadie en su país quiera responsabilizarse por ese estado de las cosas. Ningún funcionario asume responsabilidad por la reducción del intercambio comercial. ¿Tendría sentido que nombrara representantes del presidente o del Gobierno encargados del intercambio comercial con países concretos y del estado de las relaciones económicas y comerciales?
Y, por último, muchísimas cosas dependen de cómo trabajan los embajadores. Posiblemente debería replantear sus actividades.
PREGUNTA: Si un embajador a lo largo de un año no desarrolla o no contribuye a las relaciones comerciales y económicas ni siquiera en un 5%, y si durante un segundo año no existe ese desarrollo, ¿entonces la solución tal vez sea sustituir al embajador? En realidad, parto de que de nuestra cooperación, me refiero a la cooperación con Irán, dependen muchas cosas. El año pasado usted prometió que viajaría a Irán, pero esto no ocurrió. Usted prometió que se firmaría un gran acuerdo económico con Irán, y esto tampoco ocurrió. No lo comprendo, o hay algo que ha cambiado en su estrategia, o su equipo no acata sus directrices. Muchas gracias.
VLADÍMIR PUTIN: Lo primero, referente a los embajadores. Por supuesto que las obligaciones de un embajador implican mejorar permanentemente los vínculos entre los dos Estados, pero aumentar el comercio no es su obligación directa. Si actuamos como nos recomienda usted, nos van a faltar embajadores. Y la eficacia de la labor de una misión diplomática la determinan el ministro de Asuntos Exteriores y por último este humilde servidor a partir de los informes de la cancillería. Desde luego que vamos a evaluar, en particular gracias a su pregunta, la eficacia de nuestra embajada, pero en términos generales estamos satisfechos con su labor.
En cuanto al intercambio comercial, es cierto que ha caído ligeramente. Se habló de ello con el presidente de Irán, y se intenta mejorar el comercio, tanto su estructura como el volumen. No solo depende de nosotros, sino de la situación que se está creando en la economía global. Son procesos de índole estrictamente objetiva, porque también Irán es un país productor de gas y petróleo y en gran medida la economía iraní está vinculada con el sector mundial de los hidrocarburos.
Estamos ahora ante una caída del precio de los recursos energéticos, del petróleo. Se habla mucho de por qué esto ocurre. De si es una conspiración entre Arabia Saudí y Estados Unidos para castigar a Irán, influir en la economía de Rusia, en Venezuela, etc. Puede ser. O no. Tal vez sea simplemente una lucha de los productores tradicionales contra el petróleo de esquisto. Y pronto –ya se ha aproximado casi a su coste primario, coste cero–, puede bajar y mantenerse en este nivel: y entonces todo finalmente se desplomaría y el precio volvería a subir. No podemos decirlo a ciencia cierta.
¿Puede coincidir el interés de la Administración de EEUU y el de los principales productores? Puede, porque la Administración ve con mucha tranquilidad las inversiones que han hecho compañías privadas en la extracción de petróleo de esquisto. Para ellos lo más importante es el nivel general de los precios. Pero si este precio se mantiene constantemente muy bajo, las empresas finalmente dejarán de invertir en los hidrocarburos de difícil extracción y en nuevos yacimientos. Y en medio del crecimiento económico global esto se disparará alguna vez de tal forma que habrá un impacto negativo incluso para los países industrializados. Muchos lo comprenden, también nuestros amigos chinos, por cierto.
No les interesa que el petróleo caiga demasiado y se mantenga bajo durante mucho tiempo. Rusia busca posibilidades para diversificar la cooperación con Irán y lo va a hacer, lo hace de forma sincera. Algunas cosas salen bien y otras no. Se trabaja en los ámbitos de la ingeniería mecánica, de la aeronáutica, se buscan otras posibilidades de diversificación aparte del sector de los hidrocarburos… Pero el contrato que ha mencionado usted lo queríamos poner en práctica, de verdad, y no tiene usted razón cuando dice que no tenemos quien responda de ello. Nuestro ministro de Energía ha viajado en más de una ocasión a Irán y ha invitado a Rusia a sus socios. Ha sido un proceso muy difícil de búsqueda de una opción aceptable para ambas partes, que  finalmente ha sido encontrada. Ha habido dificultades con los cálculos, todo un abanico de problemas, pero los hemos resuelto en términos generales. Hace falta voluntad de ambas partes, y que estos contratos, también en materia petrolera, sean ventajosos… Al fin y al cabo, no es el Gobierno quien va a comercializar el petróleo iraní, lo tienen que hacer las empresas correspondientes, pero es necesario que los contratos sean ventajosos para ellas. Es un asunto difícil, pero tenemos un verdadero interés y lo vamos a hacer, vamos a trabajar en la búsqueda de vías para ampliar y aumentar el intercambio comercial.
Por supuesto que vamos a colaborar con los socios y amigos iraníes en la solución al programa nuclear iraní. Creo que estamos muy cerca de resolver este problema, y el Gobierno iraní muestra una gran flexibilidad, en mi opinión. En general, no llego a entender cómo es que hasta ahora no se han firmado los acuerdos definitivos sobre el programa nuclear iraní. Espero que esto ocurra próximamente. Y de ser así vamos a ver también cambios sustanciales en nuestros vínculos económicos.
Mi viaje a Teherán es muy probable, y se acordará por la vía diplomática con vistas a un momento bueno para nuestros socios y para mí. He visitado Teherán (no importa, he estado). Y es que, comprenda usted, lo importante no es viajar por viajar. Cuando vaya a Teherán, ¿qué es lo que haré allí? Ver al presidente. Pero me he entrevistado con él recientemente, y no ha sido una vez, y seguiremos manteniendo el contacto. Si vemos que es necesaria una visita especial, no habrá restricciones. Mire usted, no tenemos restricción alguna relacionada con presiones exteriores de cualquier tipo. Prometimos construir una central nuclear y lo hemos hecho. Hemos firmado ahora contratos para seguir cooperando, y lo haremos. De ahí que sea una cuestión de carácter meramente técnico. La abordaremos.
Hay una señorita sentada allí, con una pancarta que pone 'Mamá'. Adelante.
DMITRI PESKOV: Más abajo.
PREGUNTA: Muchas gracias, Vladímir Vladímirovich. Olga Panina, revista Otkritaya Rossiya, presidenta de la plataforma social nacional Unión de las Madres de Rusia, madre de una familia numerosa. La pregunta es la siguiente. Recientemente los medios han informado de que la Duma de Estado estudia un proyecto de ley para restaurar en Rusia el título de Madre Heroica, que implica ciertos beneficios como la prestación por jubilación y pagas únicas. La pregunta es si usted apoya la posible restauración de este título con la necesaria adaptación, naturalmente, al contexto actual…Aquí está la pregunta: ¿Apoya Usted restablecer este título, por supuesto conforme a la realidad de hoy? Y, de ser así, ¿podría usted personalmente contribuir a la aprobación del anteproyecto de la ley o hacer, de alguna manera, una propuesta al respecto? ¡Gracias!
VLADÍMIR PUTIN: Ya conoce mi actitud hacia todos los aspectos relacionados con la demografía: el apoyo a la familia, a las familias numerosas, a las mujeres que hayan tomado la decisión de dar a luz (un niño, dos niños, tres, no importa)… Es una cuestión clave, que tiene que ver tanto con lo material como con lo moral. Por eso, por supuesto, estoy dispuesto a apoyar cualquier iniciativa acerca del apoyo a las familias, a la maternidad y la infancia. Cuando introdujimos subsidios a la maternidad, recordarán que desde el principio decía yo que esto se hacía para prestar apoyo moral y material a las mujeres. Estoy  seguro de que los hombres de nuestro país lo entienden, que esta decisión es aplaudida no solo por la parte femenina de nuestra sociedad, sino por la masculina también.  Los hombres siempre asumen una responsabilidad muy grande, pero todos amamos a nuestras mujeres, y por eso los hombres apoyan esta iniciativa y seguiremos con ella. Reitero, vamos a buscar cómo prestar este apoyo. Voy a chequear a qué nivel se encuentra este anteproyecto, no veo ningún obstáculo para que esté avanzando.Ya llevamos trabajando aquí más de tres horas, tenemos que terminar ya poco a poco. Por favor, tres últimas preguntas.
PREGUNTA: Nadezhda Peshejónova, empresa televisiva 2-TV, representamos al canal televisivo Volgograd 1 en la ciudad de Volgogrado.  Habló mucho usted de que hay que crear una televisión pública independiente, y al mismo tiempo a partir del 1 de enero de 2015 entra en vigor la ley que prohíbe publicidad en canales de pago. ¿No cree usted que esta ley contradice a la política de una televisión transparente e independiente? Los canales de acceso en todo caso están subvencionados desde presupuestos de distintos niveles, por lo cual no pueden ser independientes. Y en cuanto a nuestro canal, tengo una pregunta concreta: transmite en las redes por cable y, por supuesto, no somos un canal de pago, pagamos nosotros mismos a las redes por estar presentes en ellas. Pero ni siquiera nuestros juristas entienden si la nueva ley va a afectar a canales como el nuestro. Muchas gracias. 
VLADÍMIR PUTIN: Sabe, me temo que no conozco en detalle la situación que tienen allí, pero es cierto que esta situación se debe a las razones de carácter puramente económico, porque el mercado publicitario, en las condiciones en las que vivimos, está disminuyendo. Por eso debemos tomar la decisión: o bien apoyamos los canales federales con un presupuesto federal directamente (lo que es bastante difícil, pues tenemos otros problemas también como pensiones, subvenciones, Ejército y todo lo que esté relacionado directamente con el presupuesto), o bien les garantizamos la posibilidad de aprovechar los volúmenes del mercado publicitario, que está reduciéndose.
Tampoco fue nuestra solución ni nuestra propuesta. Dichas decisiones fueron iniciadas por los representantes de los medios, más exactamente por los jefes de dichos canales. Para bien o para mal, pero la lógica es que los canales por cable existen, nadie los cierra, pero es necesario que aprendan a ganar dinero ellos mismos, entre otras cosas, pasando al sistema de pago. Y si la gente quiere pagar o no, eso lo decidirá el público.
Y eso, “SOS”, ¿qué es? Adelante.
Vladímir Putin, presidente de Rusia
© SPUTNIK/ RAMIL SITDIKOV
Vladímir Putin, presidente de Rusia
PREGUNTA (SAFIYE ABLAYEVA): Buenas tardes. Represento al primer canal tártaro de Crimea, ATR.
VLADÍMIR PUTIN: Disculpe, creía que allí estaba un joven. Pues bien, que sea una joven. Por favor.
SAFIYE ABLAYEVA: El primer canal tártaro de Crimea ATR…
VLADÍMIR PUTIN: ¿El primer qué?
SAFIYE ABLAYEVA: Canal televisivo tártaro de Crimea. Crimea, Simferópol.
VLADÍMIR PUTIN: Por favor.
SAFIYE ABLAYEVA: En primavera usted aprobó un decreto de rehabilitación de los pueblos deportados de Crimea pero, desgraciadamente, las autoridades locales no emprenden pasos reales para implementar ese decreto. Qué cree usted, ¿por qué sigue el decreto sin vida? Gracias.
VLADÍMIR PUTIN: No creo que sea un decreto sin vida y voy a explicar el porqué. En primer lugar, nadie puede cancelarlo, ni las autoridades locales ni otras. Declaramos la rehabilitación política de todos los pueblos represaliados, tanto de los tártaros de Crimea como de alemanes, de griegos, de armenios, de búlgaros, de todos los que hubieran sufrido represalias. En mi opinión, eso tiene una importancia política y moral considerable. Pero esto no es todo. También declaramos, fue una decisión a nivel federal, declaramos y tomamos la decisión de que todos los idiomas principales de la península, el ruso, el ucraniano y el de los tártaros de Crimea, son lenguas estatales, por primera vez en la historia del pueblo tártaro de Crimea. También es una cosa muy importante que tiene que ver con el estado de moral general del pueblo tártaro de Crimea, su identificación como ciudadanos de pleno derecho,  de la Federación de Rusia. Y claro está, que eso tiene que ser realizado paulatinamente a nivel regional.
Pero tampoco es todo. Lo más importante es la legalización de la tierra. Entiendo que es complicado y que la población tártara de Crimea es sólo una parte de la población de Crimea. Sé que son muchos los que no están de acuerdo con esta solución, porque dicen que si legalizamos constantemente la apropiación ilegal, nunca pondremos orden. Pero supongo y pido que la gente que vive en Crimea me oiga y me entienda, que el problema de los pueblos represaliados es un tema aparte y que el Estado le debe mucho a esa gente. Tenemos que pasar esta página y después decir que todos son iguales y que hay que observar la ley. Independientemente de su nacionalidad y de su etnia, cada persona tiene que observar la ley de manera igual. Y, claro está, las autoridades locales tienen que encontrar soluciones aceptables para todos, que permitan implementar todo lo escrito en la ley. Yo sé que eso se discute en el parlamento de Crimea y si todavía no hay decisión final al respecto, debe aparecer una y es de esperar que sea pronto.
Y para concluir, un asunto más.Estamos poniendo en marcha un programa para rehabilitar a todos los pueblos represaliados anteriormente, incluidos los tártaros de Crimea, que notarán un apoyo en los ámbitos económico y social: construcción de carreteras, de escuelas infantiles y otras instalaciones de infraestructura social. Desgraciadamente, no es una cuestión que se pueda solucionar de la noche a la mañana, pero nadie se ha olvidado de ella. ¿Por qué no se puede solucionar de la noche a la mañana? No es por falta de dinero (aunque el dinero siempre falta, incluso en los mejores años), es porque necesita un  estudio detallado. Hay que comprender qué construir, dónde, cuánto, etcétera. Pero seguro que lo haremos.
La última pregunta. Que sea sobre economía. Hemos empezado por la economía, vamos a terminar también con ella.
DMITRI PESKOV: Gracias, volvamos a la economía.
VLADIMIR PUTIN: Volvamos.
PREGUNTA: Señor presidente, ha dicho que la caída del rublo y los problemas económicos se deben a la caída de los precios del petróleo. Pero el rublo empezó a bajar en 2013, las inversiones en la economía se suspendieron aún antes y los ministros de Economía en el Gobierno habían avisado de problemas económicos antes de que el rublo empezase a bajar. Es como un resfriado: una persona sana tiene un resfriado y ni se entera y el que ya está enfermo lo pasa muy mal. ¿No cree que los problemas económicos sean consecuencia de los pasos que se dieron en los últimos dos o tres años en la política interior y exterior? ¿Cree que es personalmente responsable por los pasos dados, por la caída del rublo y los problemas económicos? Y la última pregunta: ¿Ha tomado ya la decisión acerca de su postulación al siguiente mandato y depende esta decisión del valor del rublo y de la economía?
VLADIMIR PUTIN: Dependerá de los resultados generales de la gestión tanto del presidente, como del Ejecutivo y del Banco Central. Tomar la decisión sobre las elecciones presidenciales de 2018 sería muy precipitado por parte de cualquiera. Hay que trabajar con insistencia por el interés de los ciudadanos de la Federación Rusa, y los resultados de este trabajo junto con el estado de ánimo en la sociedad determinarán quiénes se presentarán a las elecciones de 2018. Eso es lo primero.
Lo segundo. La responsabilidad de todo lo que sucede en un país siempre recae sobre el jefe de Estado y luego según el rango hacia abajo. Jamás he esquivado esta responsabilidad ni voy a hacerlo.
Finalmente, con respecto a los errores. Errores siempre hay. En general, repito, habrá que plantear la cuestión sobre la responsabilidad personal de los gestores del Banco Central y del Gobierno de Rusia por los resultados del trabajo en el terreno que les fue confiado. Al mismo tiempo considero que, en general, las administraciones públicas y financieras cumplen con su tarea y logran resolver los problemas  que afronta el país.
Ya lo he dicho al principio y quiero repetir. Sí, estamos viviendo tiempos difíciles. Es consecuencia de una serie de circunstancias objetivas y, tal vez, subjetivas en el sentido de que en algunos momentos se podía haber actuado con más acierto y articular con más claridad las decisiones correspondientes. Pero en general considero correcta la política del Gobierno y del Banco Central y nos permite pensar que manteniendo la estabilidad macroeconómica y una sana economía, y contando con las reservas que tenemos podremos alcanzar las metas sociales marcadas en los decretos de 2012 y salir de la situación actual a corto o medio plazo. Y ya he dicho el porqué. Porque la economía se adaptará inevitablemente al bajo precio de los hidrocarburos. Y otra cosa. Aún si los precios se mantienen bajos o, incluso, siguen bajando es inevitable que llegue el momento, se podría decir que planificado, en el que subirán a causa del crecimiento de la economía mundial y de la demanda de los hidrocarburos. No dudo de que así será. ¿En qué forma? ¿Cómo actuará el gobierno, la administración, las autoridades financieras? Ya lo veremos y evaluaremos los resultados de sus actuaciones.
De una cosa sí que podemos estar seguros, de que superaremos esta etapa y saldremos de la complicada situación actual habiendo fortalecido nuestras posiciones tanto dentro del país como en la economía mundial y en el escenario internacional. Me refiero a que tenemos todos los recursos que hemos necesitado y necesitamos no sólo para cumplir con los compromisos sociales sino también para desarrollar el ámbito de la defensa y modernizar el Ejército y la Armada. Y, por supuesto, iremos realizando todos estos planes.Pero lo más importante es garantizar el bienestar social de los ciudadanos, indexar las pensiones de los jubilados a pesar de cierta reducción de ingresos. ¿Seremos capaces de hacerlo o no? Seguro que podremos. El año que viene llevaremos a cabo la indexación de las pensiones en función de la tasa de inflación real, no la prevista.Son estas cuestiones relativas al bienestar social de los ciudadanos a las que prestaremos una especial atención en los próximos meses. Estoy seguro de que solucionaremos todas estas cuestiones.
Muchas gracias por su atención. ¡Les deseo un feliz Año Nuevo! (FIN)

Viejo Condor
Sputnik Mundo (SIC)