lunes, 29 de diciembre de 2014

Agricultores franceses denuncian el fuerte impacto del embargo alimentario

El veto ruso a la importación de frutas y verduras de la Unión Europea y otros países occidentales supuso un duro golpe para los agricultores franceses, declaró el presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Agricultores (FNSEA), Xavier Beulin.
"El impacto del embargo ruso es duro. Se trata de un conflicto diplomático con consecuencias económicas graves para el mundo agrario", dijo Beulin citado por el diario La Croix.
Según el experto, Rusia suponía el 10% de las exportaciones agrarias europeas.
"Es un volumen importante que se ha traducido en graves pérdidas para muchos productores", lamentó.
Los más afectados por la medida con la que Rusia respondió en agosto pasado a las sanciones occidentalesson, según Beulin, los exportadores de frutas, verduras, carne y lácteos.
El responsable de la FNSEA informó que tras la imposición del veto ruso remitió una carta al presidente galo, Françóis Hollande, en la que le describió la situación en el sector agrario nacional, así como se reunió en dos ocasiones con el embajador de Rusia en París y recurrió a la Organización Mundial del Comercio.
Aunque los agricultores franceses están buscando actualmente mercados alternativos, dijo, la única forma de "salir del apuro" es reanudando las relaciones comerciales con Rusia, país que el año pasado importó productos agrícolas galos por 750 millones de euros.
"No me puedo imaginar un futuro próximo sin Rusia", resumió Beulin.

Viejo Condor
Sputnik Mundo (SIC)